Un voto para DeAndre Jordan

Podría escribir 20 párrafos sobre el inicio de temporada de Stephen Curry. Y quizás debería. Pero algo me dice que ya habrá tiempo para eso… Así que, tras ver el Utah Jazz @ Dallas Mavericks de ayer, hoy voy a lanzar un voto al vuelo. Tras menos de dos semanas de competición…

Ya empezamos con el imposible Oeste. Una conferencia en la que igual hay 25/30 jugadores que podrían disputar el próximo All-Star. Y hoy voy a hablar de uno que probablemente (muy probablemente) se quedará fuera del Partido de las Estrellas.

Hablo de , que en su primera temporada con los Dallas , y exigido como nunca, está brillando como siempre. O puede que más… Yo creo que más.

Carlisle ha colocado al pívot como eje de estos nuevos Mavs, en defensa y en ataque. Jordan lleva toda la vida acostumbrado a lo primero, pero lo segundo es tan nuevo para él como para el resto. Y se está saliendo…

Un nuevo DeAndre

Ha dejado de ser un cinco de pick&roll frontal y alley oops desde el lado débil para convertirse en un cinco multiusos que, sin dejar de brillar en lo de siempre, suma también un altísimo número de pantallas laterales (las más peligrosas para los interiores por el peligro de la falta en ataque) y mucho más balón en el poste alto para jugar tanto mano a mano con los exteriores como puerta atrás.

Ayer sumó nueve asistencias, algo que seguramente no veremos con asiduidad. Pero dado su nuevo rol en el ataque de los Mavs, lo normal es que acabe más cerca de las cuatro/cinco por partido que de las 0,8 que promedia en su carrera. Y eso le convertiría en un jugador realmente especial…

Los dobles-dobles siguen cayendo como churros (seis en seis partidos), está anotando más que nunca (más de 15 puntos por noche), reboteando como siempre (es segundo en la ), asistiendo como nunca (3,2 y subiendo), fallando tan poco como suele (65% en tiros: solo fuerza en situaciones límite) y dejándonos a todos con la boca abierta desde el tiro libre. En seis partidos y tras 30 intentos desde la personal, Jordan luce un increíble 86,7% de acierto. ¡Hablamos de DeAndre Jordan!

Y aún hay más: esos bloqueos laterales de los que los exteriores de los Mavs sacan ventaja hacia dentro (el que mejor lo hace es ), le colocan tercero hasta el momento en la clasificación de pantallas que se convierten en asistencia con 5,3 por partido y a solo 0,4 décimas del líder . Y es que de la comparación entre ambos ha salido está columna: ningún equipo genera más de su sistema de bloqueos que los . De eso hablaremos otros día.

En definitiva, y para cerrar por hoy, Jordan presenta desde ya su candidatura al All-Star 2019. Y lo hace desde la evolución (a los 30 años), la dedicación y con Jr. y como parejas más habituales de baile. Ya veréis cuando despeguen esos dos…


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Lonzo Ball se afianza de titular en un plan con luces y sombras

Discreta velada de Ricky, pero victoria sobre los Mavericks de Doncic

Siguiente