New Orleans y una oferta de Lakers que ahora sí aceptarían


En la franquicia de Luisiana reconsiderarían su postura con los angelinos en caso de no convencer a Davis

Era una oferta más que justa. Eso es lo que se desprende ahora de lo ocurrido en febrero, cuando New Orleans Pelicans rechazó el paquete que puso Los Angeles Lakers sobre la mesa para hacerse con los servicios de Anthony Davis. Entonces, y en cierto modo empujados por lo que creían un movimiento poco ético de los californianos, en Luisiana se afanaron en decir ‘no’ a cualquier ofrecimiento con Dell Demps a la cabeza. Magic Johnson –ya fuera de los Lakers– llegó a decir que desde New Orleans nunca llegaron a negociar limpiamente, haciendo referencia a que no hicieron otra cosa que marearles sin tener intención de llegar a un acuerdo.

La cuestión es que han pasado muchos meses; tantos como para que ahora la oficina de los Pelicans sea dirigida por David Griffin, quien parece tan dispuesto a encontrar la mejor solución a la petición de Davis como a que esta historia no se convierta en un culebrón de demasiados capítulos. Con ese objetivo en mente, lo que parecía un veto a dejar que Davis se vistiese de oro y púrpura –la propietaria del equipo, Gayle Benson, lo negó–, ha pasado a ser un cierto deseo por volver a tenerles como socios en un traspaso; y no solo eso, sino con un gran grado de aceptación respecto al paquete que se supone echaron por tierra en febrero.

Refresquemos la memoria. Brandon Ingram, Lonzo Ball, Josh Hart, Kyle Kuzma y alguna selección de primera ronda; esa es la oferta que se dio por real desde diversas fuentes, y esa es la que en estos momentos estarían en disposición de aceptar. Según informa Dave McMenamin de ESPN, la realidad es que en el seno de la franquicia no han cambiado las opiniones, pero sí quien tiene la última palabra. El citado periodista, haciendo mención a personas que forman parte de la organización con las que ha contactado, asegura que estas tienen en gran consideración a Brandon Ingram; y no solo eso, sino que ya en febrero creían que se debía aceptar la oferta de los Lakers.

¿Se repetirá?

Complicado. En su momento, y nos remontamos de nuevo a febrero, la premura hizo que en Los Ángeles se lanzaran con todo a por Davis. Se trataba de ganar ya y de completar un equipo que con LeBron James no podía tener otra meta que los playoffs. La cuestión es que esa necesidad puede desaparecer a partir del 1 de julio. Los Lakers, al igual que otros muchos equipos, se lanzarán a por algunos de esos grandes agentes libres que salen al mercado. Kyrie Irving, Klay Thompson, Kawhi Leonard… Hay donde elegir y con El Rey ya en el barco puede que para alguno de ellos enrolarse con él de capitán sea muy atractivo.

Pongamos que suman una estrella en la agencia libre. ¿Hará eso que desaparezca el interés en La Ceja? No. Pero sí que rebajará la presión para hacerse con él, más aún teniendo en cuenta que en doce meses sería agente libre; es decir, si consiguen ficharlo vía traspaso deberán negociar igualmente a partir del 1 de julio de 2020 para que siga jugando en La Ciudad de las Estrellas. Esto deja en una situación delicada a Pelicans. Claro está que llamadas preguntando por Davis no van a faltar, pero el escenario de ver a los Lakers ofreciendo a todos sus jóvenes talentos por él se antoja agotado. Aún quedará Boston y otras opciones, pero mirar al pasado no les hará ningún bien.

Escuchan ofertas

Una reunión entre Griffin y Davis ha servido para que el primero entienda que la salida de la estrella es inevitable. Con la pista de que en estos momentos la repetición de lo ofrecido hace meses por Lakers sería visto con muy buenos ojos, Shams Charania de The Athletic adelanta que los equipos no han parado de llamar a los Pelicans en las últimas semanas; algo que recientemente ha tenido respuesta positiva por parte del vicepresidente de los de Luisiana, que ha comenzado a escuchar las pujas de sus interlocutores. Si todo sigue por este sendero, complicado será que veamos a Davis iniciando el curso 2019-20 sin cambiar de camiseta.

El caso Ingram

Si los Pelicans debieran elegir un elemento indispensable en un traspaso con Lakers ese sería Ingram. Aunque sus primeros cursos en la NBA se pueden tildar de irregulares, se trata de un jugador que tanto física como técnicamente atesora un talento que ofrece un margen de crecimiento enorme. Además, se trata de uno de los jugadores por los que Griffin tiene cierta predilección, por lo que si de él dependiese, Davis no saldría rumbo a Hollywood salvo que su nombre estuviese en el acuerdo.

Hasta aquí todo está en su sitio salvo por un pequeño detalle: el problema de salud que sufrió Ingram a final de temporada. El alero de los Lakers hubo dejar de jugar a principios de marzo por la aparición de coágulos de sangre en su brazo derecho. Un mes después se operó y el percance parece solucionado. Sin embargo, y dado lo ocurrido por ejemplo con Chris Bosh –su caso era más grave–, no sería extraño que los equipos quisieran asegurarse de que es un problema que no se repetirá antes de acometer cualquier movimiento.

(Fotografía de Yong Teck Lim/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.