Previa NBA 2018-19: Sacramento Kings


Previa de la temporada NBA 2018-19 sobre Sacramento Kings. Datos, resultados de la temporada anterior, un vistazo a su plantilla y a sus futuros agentes libres, los objetivos del curso, el jugador a seguir y un pronóstico sobre la franquicia.

Sacramento Kings

Balance 2017-18: 27-55 (12º Oeste, no clasificados para playoffs).

Entrenador: David Joerger (3ª temporada en el equipo).

Agentes libres más importantes en 2019: Willie Cauley-Stein, Zach Randolph, Willie Cauley-Stein, Iman Shumpert y Ben McLemore.

La plantilla:

Altas: Nemanja Bjelica, Yogi Ferrell, Ben McLemore, Marvin Bagley III (Draft) y Wenyen Gabriel (contrato dual).

Bajas: Malachi Richardson, Georgios Papagiannis, Garrett Temple y Vince Carter.

Siguen: Willie Cauley-Stein, Kosta Koufos, Skal Labissiere, Buddy Hield, Iman Shumpert, Zach Randolph, Bogdan Bogdanovic, De’Aaron Fox, Justin Jackson, Harry Giles y Frank Mason III.

Así encaran la temporada

Los Sacramento Kings, tras ver como los Timberwolves lograban el acceso a playoffs en la última jornada de temporada regular en abril, heredaban el dudoso honor de convertirse en el nuevo equipo de la NBA con más temporadas consecutivas sin disputar las eliminatorias. Butacón de lotería desde la 2006-07. Doce años de reconstrucción son ya. Una crisis burócrata que tampoco encontrará en este año, parece, el antídoto a la sangría.

En 2010, unos Kings que cerraban la regular season con un registro negativo de 25-57 y Tyreke Evans (Novato del Año) como única nota positiva del curso, seleccionaban en el Draft, en el número 5, a DeMarcus Cousins. Dos futuras estrellas, una interior y otra perimetral, sobre la que reedificar una cultura ganadora en una ciudad ávida de baloncesto. Siete temporadas después no queda ni rastro de ellos, siendo las 33 victorias su máximo techo. Jamás llegó la evolución esperada, así que giro de brusco de timón, traspaso de Cousins y vuelta a empezar.

Este último año, ya sin su estrella bajo los aros, los Kings acusaron el golpe y su balance se resintió hasta las 27 victorias y 55 derrotas. Sin embargo, paradójicamente, el aire que se respira vuelve a sentirse limpio y fresco en el Golden 1 Center.

En la previa del año pasado reinaba el optimismo, en parte por la salida de un jugador difícil y aparentemente improductivo (colectivamente) como Cousins, y en parte por las buenas decisiones tomadas en el Draft 2017. Cuatro picks nada menos. Acertó el scouting. De’Aaron Fox ha estado sensacional, cumpliendo con lo que se esperaba con todo un número 5; Justin Jackson y Frank Mason III no han desentonado, y a Harry Giles —frustrado proyecto de número 1 y todavía por debutar— le envuelve un aura de potencial y hype similar al de Michael Porter Jr. en los Denver Nuggets.

Y este año, sí señor, se han vuelto a hacer con otro talentazo más vía NCAA. Marvin Bagley III, un jugón en llantas de todoterreno. Pero como vemos, prácticamente todo en Sacramento se encuentra todavía, doce años después, en fase embrionaria.

Otros tres jugadores, también jóvenes y prometedores, que jugaron el año pasado a las órdenes de Dave Joerger, podríamos puntuarles siguiendo el método de la escuela primaria. A saber: 1) Bogdan Bogdanovic: muy satisfactorio. 2) Willie Cauley-Stein: progresa adecuadamente. 3) Skal Labissiere: necesita mejorar.

Y aquí se les empiezan a acumular las tareas a Joerger, por no haberlo resuelto cuando debió la directiva; es decir, este mismo verano. En Sacramento hay talento pero también hay desequilibrio. No puede ser que mientras las pizarras evolucionan hacia el triple y el small ball, los californianos cuenten con cinco ala-pívots (sin contar a Cauley-Stein) los cuales, todos, podrían ser perfectamente titulares. Mientras, el puesto de alero se retuerce de hambre.

Por eso suponemos que a Joerger no le quedará más remedio que desplazar, a menudo, tanto a Bagley III como a Bjelica (incluso Buddy Hield), los más versátiles, al puesto de ‘3’, para dotarlo de un mínimo de consistencia. A partir de ahí será interesante ver si el coach apuesta más por la veteranía de Koufos y Randolph bajo los aros, o se la juega por la juventud, que abunda en borrachera.

El mercado ha traído fondo de armario suficiente para que la rotación no sufra demasiado. Con Ferrell se garantiza el puesto de ‘1’, y McLemore buscará la redención en el equipo que lo seleccionó, aunque todo indica que partirá como cuarto y último de los escoltas en plantilla (por detrás de Bogdanovic, Hield y Shumpert).

En todo caso, temporada (una más) de transición, en la que los Kings están obligados a mejorar su récord del año pasado y dejar de poner buena cara ante las derrotas. Es el momento de Joerger muestre un poco de ese Mister Hyde que entrenó a Memphis y conquistó nuestros corazones con su grit and grind.

El jugador a seguir

De los muchos candidatos (Fox, Giles, Bogdanovic, Labissierre) nos quedamos con el nuevo. Marvin Bagley III, el pick más alto del Draft de cuantos hollan Sacramento.

Los Kings pasaron de Luka Doncic por él, lo cual demuestra la fe ciega que tienen en el estrellón de Duke. Con capacidad para tener un impacto en la NBA desde ya, se espera que Bagley pueda ser ese tipo de jugador que, aún como rookie, logre revolucionar el vestuario al completo. Físico le sobra para perseguir un antílope en la sabana y darle caza.

Al forward se le caen los puntos de las manos (21 en su único año de NCAA), y en su nuevo equipo los necesitan como el comer, ya que los Kings vienen de ser el peor conjunto de la NBA en puntos por partido (98,8). Tirador, penetrador y dunker, las opciones en ataque con él en cancha son casi infinitas.

La única pega con este chico es que toda la aptitud que derrama en ataque, se le encoge llegado el momento de defender. Es más probable que birle un difícil rebote ofensivo a que capture uno sencillo en hierro propio. Por eso, nos vale como estribillo, puchero generoso a estos Kings de grit and grind.

Y es una pena porque virtudes tiene para, si quiere, estar en dos o tres años peleando por ser parte integrante del All-Defensive 1st Team. Capaz, sin problemas, de increpar y anular al rival en los puestos de ‘1’ a ‘5’. Con él de marcador, no existen los desajustes.

Los Kings, no obstante, vienen de cuajar un gran año en esta parcela (14º mejor defensa), por lo que si Bagley toma a pecho el reto de convertirse en el gran two-way player que está destinado a ser, los Kings, por qué no, pueden empezar a subir como la espuma, y rencontrarse con los anhelados playoffs bastante antes de lo esperado.

La previa de Drafteados

El pronóstico

Elio Martínez, director de nbamaniacs, dará un pronóstico personal y subjetivo sobre lo que cree que hará cada franquicia durante la temporada 2018-19.

No habrá playoffs para Sacramento este año. La competencia en el Oeste es muy superior y la plantilla de los Kings muy bisoña. Lo ideal sería verles dar pasos adelante para convertirse en una posible fuerza de futuro, algo para lo que es necesario compensar la plantilla y acertar con la tutela de los jóvenes.

Anterior equipo analizado: Los Angeles Lakers. Próximo equipo: Phoenix Suns.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.