Previa NBA 2018-19: San Antonio Spurs


Previa de la temporada NBA 2018-19 sobre San Antonio Spurs. Datos, resultados de la temporada anterior, un vistazo a su plantilla y a sus futuros agentes libres, los objetivos del curso, el jugador a seguir y un pronóstico sobre la franquicia.

San Antonio Spurs

Balance 2017-18: 47-35 (7º en el Oeste, clasificados para los playoffs).

Entrenador: Gregg Popovich (22ª temporada).

Agentes libres más importantes en 2019: Dejounte Murray (opción de equipo), Quincy Pondexter, Rudy Gay, John Huestis, Dante Cunningham, Jakob Poeltl.

La plantilla

Altas: DeMar DeRozan, Marco Belinelli, Jakob Poeltl, Quincy Pondexter, Dante Cunningham, Okaro White, Lonnie Walker IV (Draft), Chimezie Metu (Draft), Jaron Blossomgame, Nick Johnson, John Huestis, Drew Eubanks.

Bajas: Kawhi Leonard, Kyle Anderson, Manu Ginóbili, Tony Parker, Matt Costello, Danny Green, Joffrey Lauvergne, Brandon Paul.

Siguen: Dejounte Murray, Patty Mills, LaMarcus Aldridge, Davis Bertans, Pau Gasol, Rudy Gay, Bryn Forbes, Derrick White.

Así encaran la temporada

21 años acumulan los San Antonio Spurs pisando territorio playoffs. Y la reedición número 22 depende de un conjunto del que acaban de marcharse Tony Parker (17 años en el equipo), Manu Ginóbili (16), Kawhi Leonard (7), Danny Green (8) o Kyle Anderson (4). En un verano, 52 años vistiendo la camiseta de los Spurs han cogido la puerta para marcharse; por no citar los 19 ejercicios de Tim Duncan que vieron su fin en 2016. La Orden ha dicho adiós a sus viejos maestros y solo continúa el gran Yoda levantado como líder hace dos décadas, Gregg Popovich. Solo con él como última reliquia, los Spurs quieren volver a ser una referencia con la plantilla más irreconocible de sus últimos 20 años.

Para entender hasta qué punto ha cambiado el equipo en los últimos años, baste mencionar que de la última vez que fueron campeones hace cuatro años (en 2014), solo quedan en San Antonio Paty Mills y Marco Belinelli, que emitió un inciso hasta que este verano ha vuelto a Texas.

La sensación general en San Antonio tras el verano es que han perdido cierto potencial respecto al grupo predecesor, cuando Kawhi Leonard estuvo en sus cabales. Es decir, que estos Spurs apuntan a un volumen de resultados inferior al de hace dos años —cuando Pachulia se vistió de Darth Sidius para mandar el tobillo de Kawhi al limbo— pero puede ser superior al del pasado curso, cuando Leonard apenas pudo disputar partidos (solo 9).

Con Kawhi en cancha, San Antonio obtuvo un balance de 5-4. Eso significa que sin su mejor jugador los Spurs llegaron hasta un récord de 42-31, terminando el curso séptimos en el atestado Oeste. Eso debería de ser argumento suficiente para imaginar que con un aditivo de lujo como DeMar DeRozan los Spurs pueden volver a ser una referencia en la costa pacífica. Todo se cimenta, como siempre con Pops al mando, desde la defensa.

El pasado curso los Spurs fueron la cuarta mejor defensa de la competición (102,4 defensive rating) y el segundo equipo con menor pace (posesione por partido) de toda la NBA; así que la vida sigue igual: defensa de hierro y ritmos calmados al son de los mejores veteranos de la NBA. Nunca hay que subestimar a San Antonio pero tendrán que mejorar en ataque para volver a asustar. La temporada 2017-18 solo les alcanzó para ser el 27º equipo que más puntos (102,7) anotaba por partido y el 17º en offensive rating. Por mucho que en defensa fueran descendientes de los supervivientes del Abismo de Helm, el ataque ha de mejorar y mucho. Para eso ha llegado DeMar DeRozan, entre otras cosas.

El antídoto con el exjurásico escolta no es completo, pues el ex de Toronto ha de mejorar en tiro de tres puntos y en defensa. Pero se da la particularidad de que San Antonio ha juntado a LaMarcus Aldridge y DeRozan, dos talentos poco menos que cretácicos. El ala-pívot fue quien más tiros (553) intentó el pasado curso desde la media distancia en toda la NBA (midrange) y DeMar fue el tercero (504). La apuesta más arriesgada en cualquier sistema de juego, por riesgo de ejecución y recompensa de éxito, es la que más gusta a los nuevos Spurs.

No en vano, el pasado curso los pupilos de Popovich estuvieron de medalla de chocolate lanzando de tres puntos: tercer equipo que menos triples metía por partido. DeRozan ayudará en tal faceta pero no es un especialista dado que el pasado curso empezó lanzando mejor que nunca pero terminó en un escuálido 31,0%. Sí aportarán en ese nicho Belinelli o Mills, pero la realidad es que las armas de largo alcance no son el fuerte de los Spurs.

El 71,8% de sus tiros totales la pasada temporada fueron de dos puntos, y el 42,6 (del total) llegaron desde dentro de la pintura. Las líneas maestras seguirán, pues, por cauce similar a falta de grandes especialistas desde más lejos: muchos tiros de dos, media distancia y dentro de la pintura.

Los problemas del equipo se cuentan al salir de la frontera geográfica de San Antonio, dado que el Oeste ha afilado sus armas durante el verano y la competitividad es feroz (siguen estando Warriors y Rockets, por lo que la corona es quimérica). Además de eso la gran estrella del equipo el pasado curso, Kawhi, se marchó y con él hasta tres jugadores de rol imprescindibles (Parker, Ginóbili o Green). A cambio de ellos, es el turno de DeJounte Murray (22 años) y de la pareja del midrange. DeRozan y Aldridge poseen un buen IQ pero aun así no son capaces de replicar la sinfonía cooperativa que llevó al título a la franquicia en 2014 aplastando a los Heat de LeBron James. La pasada temporada los Spurs fueron el 15º equipo en asistencias, muy lejos de sus ejecuciones pasadas. De la mejor cooperativa de la liga (en aquel 2014) pasaron al Leonard-sistema de hace dos años, pero todo aquello terminó. El camino es, pues, otro, partiendo de esa pareja que ahora gobierna la media distancia. No tanto juego colectivo ni veneración de un solo hombre como en los últimos años, sino poderío veterano a través de sus dos mejores valores y de un fondo de armario dejémoslo en decente —que entrenado por Pops puede ser todavía mejor—.

Habrá que ver esa segunda unidad, porque es una incógnita, el nivel de jóvenes como Blossongame, Poeltl o los novatos Walker y Metu al más alto nivel. La lógica dice que están algo verdes para ser un soporte fiable.

Así, el aficionado medio conoce que es presuntuoso dar por perdidos a los Spurs antes de tiempo; mientras Popovich siga respirando, la franquicia tendrá oportunidad de estar entre los mejores. Ése es precisamente su objetivo, volver a infundir respeto y causar miedo en cualquier punto de la NBA. Y en el nuevo curso tendrá que hacerlo de la manera más desconocida que se recuerda, por plantilla y por sistema.

El jugador a seguir

Una benévola connivencia entre LaMarcus Aldridge y DeMar DeRozan (a quien Pops alegó que no iba a marear con nuevas premisas tácticas, pues ya es un All-Star) es el mejor antídoto para que San Antonio Spurs vuelva a ser una franquicia temible. Tras solo un año fuera de tal consideración, su respeto en la liga ha decrecido y el objetivo principal no es otro que recuperarlo. DeRozan no es Leonard, ni defiende tanto, ni su tiro en suspensión desde lejos es tan fiable, ni abarca tantos apartados del juego; no obstante bajo la supervisión de Popovich podría alcanzar dimensiones desconocidos para él en su juego.

La previa de Drafteados

El pronóstico

Elio Martínez, director de nbamaniacs, dará un pronóstico personal y subjetivo sobre lo que cree que hará cada franquicia durante la temporada 2018-19.

Cuesta ver a San Antonio de nuevo en la pomada. El análisis lo ha recordado: este verano se han ido Parker, Ginóbili y Leonard. Casi nada. Tras la retirada de Duncan la marcha de esos tres jugadores transforman por completo a los Spurs, no parece ni que hablemos del mismo equipo. Confiando en el saber hacer de Gregg Popovich y la evidente calidad que aún tiene la plantilla, creo que los Spurs tienen hueco en los playoffs, pero quizá el objetivo realista sea quedar entre la cuarta y la séptima posición del Oeste tras los 82 partidos de temporada regular.

Anterior equipo analizado: New Orleans Pelicans. Próximo equipo: Dallas Mavericks.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.