Previa Nets vs. Celtics: Tatum para parar la tempestad


Brooklyn Nets y Boston Celtics llegan a su enfrentamiento en primera ronda del Este en puntos casi opuestos. Los primeros han dado imagen de ir sobrados pese a las continuas ausencias de alguno de los jugadores que forma su trío estrella. Finalmente, Kevin Durant, Kyrie Irving y James Harden estarán presentes desde el primer partido de playoffs. Por su parte, los Celtics han demostrado una falta acuciante de profundidad de plantilla durante toda la temporada. Abrazados a las figuras de Jayson Tatum y Jaylen Brown para mantener la competitividad a duras penas, la recta final les ha golpeado con la lesión de Brown, que se perderá toda la postseason.

Si el panorama general no le da a los de Stevens para ser optimistas, menos lo hace el balance entre ambos conjuntos a lo largo de la temporada. Los Celtics no han sido capaces de ganar ninguno de los tres partidos en los que se ha enfrentado a Brooklyn. Además, los Nets no han podido alinear a su tridente al completo en ninguno de estos encuentros, y el único que disputó Durant acabó con una ventaja de 28 puntos (123-95).

En aquel partido KD se fue a los 29 puntos con un 56% en tiros de campo y un 3/4 en el triple en 33 minutos. La baja de Brown no solo supone la pérdida de la segunda espada de los Celtics en ataque, sino un pilar en la defensa del perímetro y, especialmente, de jugadores como Durant. Tatum y quizás Smart se muestran como los únicos jugadores capaces de dificultarle las cosas al alero, que no necesita de cambios para resultar mortal.

No hay solución del todo buena

Ante esto, Boston se encuentra en una situación clara de ‘pick your poison‘, es decir, elegir el mal menor. Y no hay mal menor en tres jugadores capaces de promediar 25 puntos en un año regular de sus carreras. Los Celtics no cuentan con recursos para frenar con consistencia el poder ofensivo de Brooklyn. Ni siquiera han demostrado poder hacerlo cuando han estado mermados.

No solo las piezas con las que cuentan flaquean ante las fortalezas rivales, sino que las virtudes no castigan del todo el débil armazón defensivo de los Nets. De los clasificados a postemporada, los neoyorquinos son los cuartos que peor defienden la pintura. Los Celtics los octavos que menos atacan esta zona, aunque con buenos porcentajes (64%).

Una serie sin hombres grandes

Sin una referencia interior, solo cabe que Boston busque al pívot de los Nets en los cambios, donde Kemba, Tatum y Fournier podrían sacar ventaja por velocidad. Aunque, sabiendo esto, lo esperable es que Nash juegue muchos minutos con quintetos pequeños en los que Durant sea el pívot, turnándose a Tatum en la asignación defensiva con Jeff Green.

El joven prodigio de los Celtics viene de hacerle 50 puntos a Washington en el play-in, pero el equipo depende demasiado de él y Brooklyn le puede controlar de manera individual. Aunque busque continuamente emparejamientos favorables, resulta un recurso insuficiente para afrontar una serie tan desigualada sobre el papel.

La defensa de los Nets es muy endeble en términos generales, pero sus piezas por separado son más capaces de lo que se reconoce. Las versiones de playoffs de Irving y Harden siempre suponen una mejora en ese apartado, y Jeff Green y Kevin Durant son grandes defensores si se lo proponen.

Si Boston pretende sobrevivir, la solución pasa por bajar el ritmo y no entrar en una guerra de anotación con Brooklyn. Pero más allá de los aclarados de Jayson Tatum, no tienen herramientas para competir a un ritmo plomizo. Carecen de un gestor del balón que marque el tempo al que se mueve el encuentro. Y James Harden sí se ha convertido en ese jugador para los Nets.

Sí que puede resultar importante el papel de Tristan Thompson. Brooklyn ha sido el quinto mejor equipo asegurando el rebote defensivo, en parte gracias a DeAndre Jordan. Pero la asignación de minutos del pívot en playoffs seguramente sea irrisoria por la sangría que supone atrás. La presencia de Thompson para cargar el rebote ofensivo y como jugador capaz de aguantar según que cambios en defensa, puede suponer un factor de desajuste.

Visto lo visto, el derrotismo que se percibe en el entorno verde es normal. Después de encadenar varias temporadas constructivas, este curso ha supuesto hasta ahora un bache en el proyecto celtic. Que la situación remontase ante uno de los peores emparejamientos de playoffs posibles sería una tremenda sorpresa.

(Fotografía de portada de Sarah Stier/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.