Ricky Rubio en la encrucijada


Ricky Rubio tiene sólo 24 años (en unos días cumplirá 25). Lo escribo porque lleva tantos años en la élite y lleva semejante carga de expectativas a sus espaldas que quizás los lectores crean que estamos hablando de un treintañero.

Su carrera NBA ha estado marcada por dos hechos: por un lado las expectativas creadas en torno a él por su mágica adolescencia como jugador de baloncesto; por otro, las lesiones (tres) graves que ha soportado en sus cuatro años en Minnesota Timberwolves.

En octubre del año pasado firmó una extensión de su contrato por cuatro años y 55 millones de dólares. Toda una declaración de intenciones de los Wolves, que veían en Rubio una de las piezas de su proyecto y también premiaban la que, como veremos, ha sido su mejor temporada en la NBA.  Una semana después del acuerdo, Ricky se lesionaba y empezaba su segundo calvario en su etapa en profesional NBA.

Hoy, once meses después, tras la catastrófica temporada de los Wolves, la confianza en Ricky parece intacta para el GM de la franquicia, que ha salido al paso de los rumores (porque rumores ya hay) de que pretenden traspasarlo.

¿Está siendo una decepción la carrera NBA de Ricky Rubio? ¿Ha evolucionado? ¿Qué tipo de jugador es? ¿Por qué los Wolves le renovaron y por qué (dicen que) no lo van a traspasar?

Vamos por partes

¿Evoluciona Ricky?

Se ha perdido 110 partidos en cuatro años, así que diremos que el primer obstáculo para su evolución es precisamente este: sus lesiones.

Por esta u otras razones lo que no ha evolucionado nada es su tiro, aunque no lo diremos muy alto, puesto que parece haberse convertido en tema tabú. Sus porcentajes de campo son muy bajos y en el último año su capacidad como ladrón de balones se ha visto muy limitada, probablemente por su lesión. En cambio sigue creciendo en asistencias por partido.

El contexto de estos números son unos Wolves que el año pasado sólo ganaron 16 partidos, un Rubio que sólo disputó 22 y un grupo de compañeros en los G. Dieng asoma como mayor generador de win shares (4,9).

ricky_evolucion

¿Cómo son los Wolves con Ricky en la cancha?

Aquí está la clave de este análisis. Con Ricky en cancha los Wolves son mejor equipo: lo fueron el año pasado y en la “era Love”. Además, estos números son especialmente buenos para Rubio en la temporada (la única) que disputó entera: 2013-2014. En primer lugar son un equipo más rápido, que juega más posesiones por partido y en segundo lugar no son un equipo claramente perdedor cuando Ricky está en cancha.

ricky_on_off_court

En su temporada rookie el “net rating” de Minnesota con el catalán en cancha fue de +1,7, esto es los puntos por 100 posesiones anotados superaban en 1,7 a los puntos recibidos. Sin Rubio en cancha su equipo se quedaba en un -5,2, por lo que la diferencia es de +6,9.

La siguiente temporada este efecto se diluye y no hay prácticamente diferencia entre los Wolves con y sin él en cancha.

En su temporada completa alcanza un “net rating” de +5,3 y es en esta temporada cuando la diferencia entre esta variable con y sin Rubio alcanza su máximo: 12 puntos por 100 posesiones (lo que va del +5,3 al -6,7)

El año pasado con nuestro protagonista en cancha el “net rating” fue negativo, pero tal y como se aprecia en el gráfico, la diferencia con él en pista es notable y muy relevante (+9,9).

No cabe duda de que Minnesota es mejor equipo cuando está en cancha pese a sus modestos promedios anotadores y a su paupérrimo porcentaje de acierto. Y lo fue cuando tuvo un equipo con Kevin Love del mismo modo que lo es cuando tiene un equipo plagado de problemas como ocurrió el año pasado.

¿Cómo se sitúa frente a los jugadores de su posición?

Para responder a esta pregunta hemos realizado un pequeño ejercicio estadístico que todos vais a comprender sin dificultad. Hemos seleccionado los datos de los “guards” de la NBA (lo que incluye bases y escoltas) que hayan disputado al menos 20 partidos en las cuatro temporadas pasadas, y que además hayan promediado al menos 20 minutos por partido. Hemos calculado los promedios de estos jugadores (98 jugadores en 2014-15; 95 en la temporada 2013-14; 95 en la temporada 2012-13 y 98 en la temporada 2011-12). Dicho de otro modo:

  • Tenemos una muestra de 386 jugadores durante estos cuatro años. Son jugadores que juegan de “uno” y de “dos”.
  • Vamos a calcular sus promedios en determinados aspectos del juego, relativizando el dato por minutos (usaremos medias por 36 minutos).
  • Vamos a situar los promedios de Ricky frente a estos datos de otros “guards” de la liga y lo vamos a mostrar vía gráfico.

Si el valor es superior a 1 indica que la media de Ricky durante sus 4 años de profesional supera a los de otros jugadores que juegan en su posición. Si es inferior a 1 ocurre lo contrario.

ricky_guards

Ricky es muy superior a la media en robos y asistencias, también en las pérdidas aunque su ratio asistencias por balones perdidos es superior a la media de los jugadores exteriores. Su promedio reboteador también es superior a media, pero no en el componente de los rebotes ofensivos.

En el polo opuesto se encuentran sus triples, sus puntos anotados y su porcentaje de tiro, inferior al promedio de jugadores que juegan en una posición similar.

Algunas conclusiones

Ricky no evoluciona en determinados aspectos del juego porque quizás simplemente no tenga que evolucionar. No es un base anotador, es un base facilitador. Ahora bien, las expectativas creadas en torno a él eran tan elevadas que muchos tendrán un sabor de boca agridulce al respecto de su accidentada carrera NBA. Confiemos en que las lesiones le respeten y saquemos conclusiones en unos años.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.