Serge Ibaka: ¿uno de los agentes libres más cotizados?

Si hay una franquicia que va a dar mucho que hablar en este próximo mercado veraniego esa va a ser Toronto. Tras su eliminación en semifinales del Este, y sin un segundo de descanso, ya lleva a cabo trabajo de despachos para reestructurar un proyecto que parece que ha llegado a su tope.

Su líder, , ha anunciado que ejercerá su player option y que renunciará a la temporada que tenía firmada con los Raptors. A falta de una oferta mejor de la franquicia de Ontario, que tenía comprometidos 12 millones en el canadiense, ese dinero liberado, y el no gastado un eventual acuerdo, podría suponer avances en otras operaciones. Por ejemplo, la de , que llegó a Toronto en febrero y que será agente libre sin restricciones el próximo 1 de julio.

Ibaka y el sistema de los Toronto

A sus 27 años, el porvenir del ala-pívot es una de las mayores incógnitas de la NBA. Tras el desarme de los Thunder en 2016, con el fichaje de Kevin Durant por parte de los Warriors, Ibaka puso rumbo a los Magic para jugar bajo el último año de su extensión de contrato, firmada en su día con los de Oklahoma y que recogía 49 millones de dólares por cuatro campañas, a contar desde la 2013/14. Así, un salario de 12,2 millones de dólares ha sido la nómina de Ibaka en el presente curso, dividido entre su estancia en los Magic y sus días en los , tras el traspaso acaecido en febrero.

A estas alturas de su carrera profesional, Ibaka empieza a mostrar una tendencia a jugar por fuera, una cierta lejanía del aro que ha traído como consecuencia un descenso brutal en una de sus mejores cualidades: la de taponar. Su promedio entre Orlando y Toronto ha sido de 1,8 tapones por duelo, el más bajo desde que debutara en la NBA en 2009.

https://www.youtube.com/watch?v=xRSnEWvJgMk

Sin embargo, esa realidad, esa paulatina transformación de Ibaka en más alero y menos pívot, podría ser un buen elemento para los Raptors. Dwane Casey ya ha asegurado que los Raptors han de evolucionar en la faceta de triples. “No hay que jugador en nuestra plantilla que no deba trabajar su tiro de tres si quiere tener más minutos”.

En esa dirección, Ibaka ha marcado en su corta estancia con los Raptors su mejor porcentaje de triples de siempre, mejorando los altos registros que siempre había tenido y que ya había incrementado en los Magic. Antes de la 2016/17, el curso que más triples había lanzado el congoleño era el de 2014/15, con 205 intentos y un acierto del 37%. Había sido entonces cuando Ibaka se había decidido por esa opción ofensiva, algo que ha empleado de manera paulatina conforme crecía en la NBA. Ibaka tiró sólo seis triples en sus tres primeros años en la competición; en Toronto ha lanzado 4,5 triples por choque, con un acierto cercano al 40% (39,8%).

“El triple va a ser una parte importante de nuestro equipo de aquí en adelante. Los días de 30 y 40 intentos van a ser norma común pronto”, abundo Casey. “Cuantos más tiradores tengas en tu equipo, más mortífero serás”, añadía DeMar DeRozan, uno de los fijos en los próximos proyectos de los Raptors.

La decisión de Lowry, determinante

Que el base vaya a salirse de su contrato no significa necesariamente que abandone Canadá, aunque haya afirmado que quiere pelear por un anillo, algo que en el Este, y con los imponentes Cavaliers, se antoja complicado a corto plazo. Sin embargo, Toronto podría convencer a Lowry con un contrato máximo (unos 200 millones de dólares y cinco cursos). Si aceptara, y a pesar de que en la franquicia podrían afrontar el pago del impuesto de lujo, el espacio para Ibaka se vería reducido. El que ha sido dorsal 9 de los Raptors podría estar en condiciones de firmar por cuatro años y unos 80 millones, algo por lo que merecería la pena pasar si se te ha ido la estrella, pero complicado de encajar con Lowry en plantilla.

Interesante para otras plantillas

El small ball, que domina gran parte del juego en la NBA , juega a favor de un Ibaka cuyas cualidades y tendencias sobre la pista le permitirían encajar en otros equipos donde prime el acierto exterior sobre los centímetros.

En septiembre, Ibaka cumplirá 28 años y entrará en una madurez profesional sobre la cual, teóricamente, firmará el gran contrato de su carrera. A su favor, la creciente fuerza exterior de su juego. En contra, el descenso de su defensa imponente, aunque todavía efectiva.

De cara a lo que pueda venir él ya ha hablado bien de Toronto. “Me gusta el estilo del equipo, la forma en que juega, el vestuario. Los chicos son grandes chicos. Desde que llegué aquí todo fue más fácil y me lo he pasado muy bien”. ¿Declaración de intenciones? En este caso, su futuro no depende exclusivamente de él.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Kevin Garnett y Paul Pierce explican su relación actual con Ray Allen

De’Aaron Fox: “Comparan mi juego con John Wall”

Siguiente