Walter Tavares exprime su tiempo en la D-League

Cuando a finales del pasado mes de octubre Walter Tavares era cortado por los Atlanta Hawks, el pívot tenía dos opciones: quedarse en América y dejar entreabierta la puerta de regreso a la NBA o volver a Europa, donde en su corta trayectoria le fue bastante bien en las filas del Gran Canaria.

El de Cabo Verde, que debutó en la NBA un 29 de octubre de 2015 en un escenario único como el Madison Square Garden (anotó un tiro libre), dejaba hace unas semanas la mejor liga del mundo con sólo 12 encuentros en su registro personal, 11 de la pasada campaña y uno en la presente temporada.  Su despido de los Hawks lo convirtió Tavares en una nueva oportunidad para seguir en la rueda y lo hizo fichando por los , su cuarto equipo de la D-League en apenas dos cursos.

Porque la principal razón de que Tavares sólo jugara una escasa decena de choques con los Hawks en la 2015-16 hay que encontrarla en el gran número de semanas que estuvo en la D-League, donde militó hasta en tres plantillas diferentes: Austin Spurs, Canton Charge y Bakersfield Jam. En total, 35 presencias entre liga regular y eliminatorias por el título.

Así, Tavares hizo en un año un curso acelerado de lo que es la D-League y quizá por eso ha deseado ahora estar cerca de los focos de la NBA y no regresar tan pronto a Europa. Un 35% de los jugadores que empezaron esta campaña en la propia NBA han pasado alguna vez por la D-League, la competición de las oportunidades. A sus 24 años, el pívot dispone de tiempo y margen para intentarlo de nuevo.

Y en ello anda, con los Toronto 905, el vinculado de los Raptors. En Canadá ha logrado acomodo un Tavares que viene de firmar su mejor partido del curso, un doble-doble de 20 puntos y 10 rebotes, en el triunfo de los suyos el 4 de diciembre ante los Maine Red Clavs. Estos Raptors, entrenados por Jerry Stackhouse y asentados en Mississauga, también dentro del territorio de Ontario, son uno de los planteles más fuertes de la competición y tras el citado éxito frente a los Clavs, colocaban un interesante 6-2 en su casillero. Por cierto, compañero de Tavares es E.J. Singler, hermano de Kyle Singler.

Si hay algo de lo que puede sacar partido Tavares, y más en un torneo como la D-League, es de su gran capacidad de intimidación. Con 2,21 metros (es el más alto de todos los jugadores junto con David Foster), su envergadura amarga la vida de los contrarios. A los Fort Wayne Mad Ants les colocó 4 tapones, que no impidieron la derrota de los Toronto 905 pero que sí señalaron el provecho que se puede sacar por ese lado del africano.

Tras seis encuentros en esta D-League, Tavares firma 8,3 puntos, 6 rebotes y 2 tapones en 16,8 minutos por partido. En el choque del doble-doble ante los Clavs, apenas estuvo en pista 24 minutos. Su balance es de 4 victorias y 2 derrotas y su presencia en pista va creciendo conforme pasan las fechas del calendario.

No es la primera vez que el exjugador del Gran Canaria obtiene un doble-doble, pues en la 2015-16 sumó unos cuantos, el más curioso, el que registró en marzo con los Austin Spurs: 10 tapones y 14 rebotes.

Tavares ya está en el Top-10 de mejores taponadores, clasificación en la que fue subcampeón en la 2015-16 con 3,2 por duelo y cuarto en el total de chapas colocadas (91), a pesar de que se perdió un buen número de partidos por estar en la disciplina de los Hawks.

Mientras el mercado de la NBA se anima y con Europa todavía como una opción que puede esperar, trabaja al máximo sus opciones y espera que si llega la llamada de alguna franquicia, a él le pille preparado. De momento, va cogiendo tono.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer o no.


Anterior

El banquillo de los Pistons supera a los Bulls

Gobert decide con un alley-oop de escándalo

Siguiente