Wizards: cómo darle la vuelta a la tortilla

El comienzo de temporada de los fue una perfecta combinación de no cumplir las expectativas, ser un desastre y encima airear los trapos sucios del vestuario ante los medios. El registro inicial de 2-7 lastró al equipo en su rendimiento y los jugadores, más que ponerle remedio, no dejaron de ponerse trabas los unos a los otros.

Recordemos esas palabras de allá por noviembre en las que decía que tenían “uno de los peores banquillos de la NBA. Necesitamos energía. Necesitamos esfuerzo. Creo que hay muchas cosas que podemos hacer mejor”. O las de hablando de los frustrados que estaban: “Todos estamos frustrados, todos estamos enfadados. Tenemos que mirarnos en el espejo antes de señalarnos con el dedo y tratar de averiguar cómo mejorar”.

Las sensaciones que desprendía el juego de Washington eran de no haber elevado el nivel con respecto al año pasado, de elevar la anarquía a forma de gobernar la dirección del juego y de no tener una referencia interior lo suficientemente potente para competir en el poste. Toda una calamidad para un equipo que aspiraba a estar cómodamente en Playoffs.

¿Qué ha cambiado?

Un par de meses después de estar 9-14, los Wizards han sabido y podido cambiar el chip. Anoche elevaron sus números hasta un 21-19 tras vencer a los Trail Blazers por 120-101 en un buen partido de Beal y , con 25 y 24 puntos respectivamente.

Si uno se pregunta qué es lo que ha cambiado con respecto al inicio de campaña, resulta conveniente escuchar lo que tenía que decir Wall al respecto: “Cuando nos empleamos duro en defensa, conseguimos rebotes y poder correr en transición, los equipos contrarios suelen colapsar cuando penetro hacia canasta. Estamos moviendo la bola muy bien, y los chicos lanzan con mucha más confianza”.

Aunque es cierto que las diferencias de eficiencia entre el quinteto titular y los suplentes siguen siendo demasiado grandes y perjudiciales para los segundos, Scott Brooks se ha dado cuenta de cómo debe gestionar sus recursos. Juega un poco a lo que puede, pero si las lesiones lo permiten, los Wizards pueden continuar esta cronoescalada clasificatoria en la que están inmersos.

Rumbo a Playoffs

De ver el último puesto del Este a estar quinto hay una gran diferencia. Y más mérito conlleva si vemos que Brooks ha podido corregir el rumbo de los suyos en tan poco tiempo, permitiéndoles desde ahora crecer en positivo para asentarse en la clasificación.

Ahora mismo los cuatro primeros lugares están más claros, y desde el quinto al octavo hay más paridad en cuanto a los registros – del 21-19 de los capitolinos al 20-21 de los Hornets, que están novenos –, por lo que tampoco han de descuidarse ni caer en errores pasados.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra lista de correo y consigue acceso a contenido adicional sobre la NBA además de apoyar nuestra labor de forma directa.

Aquí te contamos más. ¡Únete!