El impuesto de lujo en la NBA

El impuesto de lujo en la NBA es el umbral salarial que las franquicias no deben superar cada curso si no quieren afrontar penalizaciones. De cara a la 2017-28, el límite salarial para las plantillas está fijado en 99,093 millones de dólares y el impuesto de lujo en 119,266 millones de dólares. Cualquier franquicia que rebase sólo un dólar de esta última cifra, se convertirá en pagadora del impuesto de lujo, aunque siempre hay matices.

Conocido en el argot original como el luxury tax o simplemente tax, se trata de un sistema que rige en la NBA para regular el gasto en salarios, un mecanismo de control económico que obliga a las franquicias a ajustarse lo máximo posible dentro de las escalas salariales anuales permitidas si no quieren pasar por caja y pagar unas penalizaciones que, por otra parte, desde el curso 2013-14 han aumentado considerablemente.

¿Cómo funciona el impuesto de lujo?

Si durante una temporada, un plantel supera el límite permitido por la NBA en cuanto a nóminas de la plantilla se refiere para ese curso, la franquicia debe abonar una multa, un extra por haberse ido más allá del impuesto de lujo. Es decir, si para la 2017-18 el impuesto de lujo es de 119,266 millones de dólares, el equipo que lo supere se convertirá en pagador del luxury tax.

¿Cuánto es la cantidad a pagar?

Tras la firma del entonces nuevo convenio de la NBA, que acabó con el cierre patronal en 2011, se fijó la siguiente tasa, vigente para la 2011-12 y la 2012-13: 1 dólar por cada dólar excedido del límite permitido.

A partir de la 2013-14, como señalamos, esta multa se modificaba notablemente. Y se establecían las siguientes consideraciones:

  • Incremento del límite salarial entre 0 y 5 millones: pago de 1,5 dólares por cada dólar que lo supere.
  • Incremento del límite salarial entre 5 y 10 millones: pago de 1,75 dólares por cada dólar que lo supere.
  • Incremento del límite salarial entre 10 y 15 millones: pago de 2,50 dólares por cada dólar que lo supere.
  • Incremento del límite salarial entre 15 y 20 millones: pago de 3,25 dólares por cada dólar que lo supere.

Más consideraciones:

  • El impuesto se incrementará en 0,50 dólares por cada 5 millones más (por ejemplo el equipo que supere entre 20 y 25 millones el impuesto su tasa será de 3,75 dólares por cada dólar superado.
  • Los niveles del impuesto de lujo para los equipos que paguen el impuesto en al menos 4 de las últimas 5 temporadas aumentarán en 1 dólar por cada incremento (por ejemplo, si el equipo supera entre 5 y 10 millones el límite pagaría 2,75 dólares por cada dólar superado en lugar de los 1,75 dólares que marca el CBA.

Las maniobras de las franquicias para adecuar sus nóminas anuales a los baremos del impuesto de lujo son algo común desde la apertura del mercado veraniego y se prolongan durante toda la campaña. En una liga que cientos de millones de dólares al año, puede resultar llamativo que una franquicia controle hasta el último centavo salarial con las miras puestas en el impuesto de lujo, pero es cierto que las penalizaciones son tan altas que un equipo debe ajustar los salarios lo máximo posible para no incurrir en ellas.

La NBA establece si un equipo debe pagar el luxury tax, y cuánto, conforme a los salarios que esa franquicia tenga en vigor el último día de la liga regular. Por lo tanto, todas esas maniobras para recortar aquí y allí se extienden prácticamente hasta el último segundo de la temporada. Aunque el total de las franquicias de la NBA no trabajan de la misma forma en este ámbito y hay algunas, como los Cavaliers de la época de anillo de 2016, que no viven obsesionadas con afrontar el pago de penalizaciones, por muy altas que sean.

‘Apron’

El Apron es la cantidad fijada sobre el propio impuesto de lujo y superada la cual, las franquicias no pueden afrontar operaciones con jugadores valiéndose de algunas herramientas que, en otras situaciones salariales, sí podrán emplear. Aumenta o decrece cada curso en relación a lo que suceda con el tope salarial y el impuesto de lujo.

Si el impuesto de lujo está situado para la 2017-18 en 119,266 millones de dólares, el Apron se coloca en 6 millones más, es decir, en 125,266 millones. Así, las franquicias que superen el umbral del Apron no podrán usar la Excepción Bianual, la Excepción de Nivel Medio o recibir jugadores mediante Firma y Traspaso. Estas operaciones sólo están permitidas para franquicias por debajo del Apron, una suerte esta de restricción y penalización extra sobre las propias multas que se imponen por rebasar el Luxury Tax.

‘Hard-Capped’

Una franquicia entra en terreno Hard-Capped cuando, estando por debajo del Apron, usa su Excepción Bianual o la Excepción de Nivel Medio para contratar jugadores o recibe uno vía Firma y Traspaso. Entonces, el uso de estos mecanismos le impide colocarse por encima del Apron hasta el 30 de junio de la temporada en vigor.

Situémonos en la 2017-18, con el Apron en 125,266 millones de dólares. Si, por ejemplo, un plantel hace uso de la Excepción Bianual para adquirir un jugador, la masa salarial de la franquicia durante toda esta campaña no puede estar de ninguna manera por encima del Apron, de los 125,266 millones de dólares y la NBA invalidará o no permitirá cualquier operación que tenga como resultado una masa salarial más alta que esa cifra.

¿Qué se hace con el dinero del impuesto de lujo?

Hasta un máximo del 50% de los pagos al impuesto de lujo se podrá destinar hacia los equipos que no lo pagan. Esto es una cifra máxima, pero no hay un requisito exacto para que se cumpla y la NBA tampoco se encuentra obligada a llegar hasta ella. El resto de dinero no entregado a las franquicias, con ese mínimo del 50%, será empleado por la liga para otros asuntos propios del negocio.





Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
También puedes seguirnos en nuestros perfiles de Twitter o Facebook.