53 puntos de T.J. Warren fulminan a los 76ers


T.J. Warren ha sido el gran protagonista de la tercera jornada de la NBA tras la reanudación en Orlando. Un día después de que James Harden regresara a lo grande con 49 puntos ante Dallas, el alero de los Pacers ha destrozado todos los pronósticos al tumbar a los Philadelphia 76ers con 53 tantos. Una cifra especialmente remarcable si tenemos en cuenta que nunca antes había anotado más de 40 puntos en sus seis años de carrera. Su carta de tiro registró un 20 de 29 en tiros de campo, incluidos 9 triples en 12 intentos y solo cuatro tiros libres. Así, Warren se convirtió en uno de los tres jugadores de la NBA en anotar al menos 50 puntos con menos de cinco intentos de tiros libres desde 2010. ¿Los otros dos? Stephen Curry y Klay Thompson.

Pese al carácter excepcional de su actuación, sus compañeros no se mostraron especialmente sorprendidos. “Si conoces a T.J. Warren sabes que es un killer, así que no me sorprende”, afirmó Aaron Holiday. “Tan solo tuvimos que alimentar su muñeca. Estaba on fire.”

Con la palabra ‘Justice’ sustituyendo a su apellido en la parte posterior de su camiseta como parte de la lucha por la justicia social, Warren se mostró especialmente inspirado desde el perímetro. Sus nueve triples igualan el récord de franquicia que estaba en manos de Paul George, quien, precisamente, anotó ocho esta madrugada ante los Pelicans. Además, su aportación fue fundamental para superar el déficit de diez puntos con el que los Pacers se adentraron en un último cuarto en el que despegaron con 46 tantos.

“T.J. Warren ha estado anotando toda su vida. Desde sus días en la AAU hasta NC State”, afirmó su compañero Victor Oladipo. “Ha sido un gran anotador desde que lo conozco. Nació para anotar, así que lo que hizo esta noche no es una sorpresa para ninguno de nosotros. Fue increíble verlo. Es genial tener a un tipo como él en nuestro equipo.”

Sin la presencia de Malcolm Brogdon y el All-Star Domantas Sabonis, Warren tuvo que multiplicarse para que su equipo fuera competitivo y sumara finalmente la victoria. “Juego mucho baloncesto. Cuando estoy en casa con mis amigos. Cuando estoy en partidos de exhibición. En cualquier lugar. Nací para esto. Así que solo juego y juego, de la manera que sé, siendo agresivo. No importa el lugar ni las condiciones. Esta fue una de esas noches especiales”, declaró el alero, quien se convirtió en el cuarto jugador en la historia de la franquicia de Indiana en registrar un encuentro de 50 puntos tras Reggie Miller, Jermaine O’Neal y Billy Knight. “Nunca lo había visto tan caliente”, declaró el técnico Nate McMillan.

El de Durham no estuvo solo. Hasta cuatro de sus compañeros finalizaron el duelo con dobles dígitos en anotación, destacando los 15 puntos de Victor Oladipo y Aaron Holiday y los 10 tantos de Doug McDermott y T.J. McConnell desde el banquillo.

Tensión en Philly

La muñeca de T.J. Warren no fue lo único que estuvo caliente durante el partido celebrado en el Visa Athletic Center. Joel Embiid y Shake Milton protagonizaron una acalorada discusión cerca del banquillo tras el primer cuarto. Matisse Thybulle se vio obligado a interceder para alejar al base mientras este le increpaba al camerunés. Casualidad o no, Raul Neto fue el encargado de dar comienzo a la segunda mitad tras este incidente y Milton no pasó de los 19 minutos en pista. Si la química había sido un problema durante toda la temporada, parece que el parón no ha servido para resolver las tiranteces de la plantilla.

Fue el propio Embiid el que mantuvo a flote a los suyos. El pívot firmó un monstruoso doble-doble de 41 puntos y 21 rebotes. 21, el mismo número de pérdidas que sufrió su equipo y que lastró su desempeño durante todo el partido. Tobias Harris se erigiría como segunda espada con 30 puntos.

Pese a los intentos de Brett Brown de reconducir la situación, la anarquía ofensiva volvió a instaurarse en los de Pensilvania. Ben Simmons (19 puntos y 13 rebotes) cumplió su nuevo rol de ‘4’ reconvertido pero los problemas para establecer quintetos productivos siguen patentes. Y, lo que es peor, afloró una preocupante pasividad defensiva, principal virtud de los 76ers durante el transcurso de la campaña.

Esta derrota rompe el empate que unía a ambos equipos y desplaza a los 76ers a la sexta posición del Este a favor de Indiana. Todavía queda mucho pescado que vender pero, con la actual clasificación, los de Brett Brown se medirían en primera ronda a Boston mientras que Indiana y Miami protagonizarían una interesante eliminatoria inicial.

(Fotogragía de portada de Kim Klement – Pool/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.