Aldridge sí entiende de modas y se apunta a la del triple


Después de ver y oír perlas como las de Dwight Howard, JaVale McGee o la última de Ian Mahinmi, todos ellos prometiendo sinsentidos desde 7,25, ¿a alguien le sorprende que LaMarcus Aldridge, uno de los mejores tiradores de media distancia del mundo, sucumba a la moda del triple? Más bien, se veía venir.

No obstante, este paso, aunque parezca lógico y sencillo, no lo es. La historia nos habla de ejemplos de enormes mid range shooters que no han despuntado precisamente en el tiro de tres. Dwyane Wade, Kobe Bryant o Michael Jordan son perfectos ejemplos de ello.

Así que será interesante ver hasta qué punto Aldridge es capaz de trasladar su mortífero fade away de cinco metros un par de pasos más allá.

“Estoy dedicando mucho tiempo a sentirme más cómodo con ello – ha dicho el jugador para el San Antonio Express-News–  Probablemente empiezo a sentirme tan cómodo como lo estuve en mi último año en Portland, que fue cuando más lancé [de tres] en mi carrera. No es que vaya a enamorarme de ello; soy un jugador de poste y de mid-range. Así es como logro hacer mejor a mi equipo. Pero así abriré más la pista y conseguiré ayudar a DeMar DeRozan a tener más espacio”.

Porcentajes que hacen dudar

La estadística evidencia que el triple jamás ha sido el punto fuerte del ala-pívot (28,8% en 12 años de carrera).

Hace dos años tuvimos la excepción, con Aldridge (por debajo del intento por partido) superando el 40% de acierto. La temporada pasada las aguas volvieron a su cauce, y cerró la RS con un 29,8% en 1,2 tiros de tres por noche. Y el año del que hablaba en los Blazers, se marchó hasta los 1,5 intentos y 35,2% de efectividad.

Mucho trabajo por delante. Y digámoslo todo: pobre Pops.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.