Andy Elisburg, GM de los Heat, explica la fórmula del éxito del equipo: “Siempre buscamos competir”


La filosofía de los Miami Heat cuando comienza una nueva temporada se ha mantenido inalterable durante prácticamente el último cuarto de siglo: confeccionar una plantilla competitiva con el fin de ganar tantos partidos como sea posible. Este año, este enfoque ha llevado al equipo a clasificarse para las Finales del Este por primera vez desde 2014.

¿Cómo fue posible un cambio tan radical en apenas un curso después de la retirada de Dwyane Wade, el mejor jugador en la historia de la franquicia, y firmar la tercera ausencia en playoffs de los últimos cinco años? Dos premisas parten con una firme ventaja para explicar este ascenso: una serie de movimientos muy inteligentes en el roster y el desarrollo interno de los jugadores.

El general manager de los Heat, Andy Elisburg, profundizó sobre esta transformación durante una reciente aparición en el podcast ‘Scal and Pals’ junto al ex-jugador Brian Scalabrine y el ex-directivo de los Suns, Ryan McDonough.

“Mira, es bien conocido por nuestra organización y nunca hemos ocultado el hecho de que nos gusta ganar. Y todos saben que no nos gusta perder”, afirmó el ejecutivo. “Siempre hemos intentado competir. Todos los años. Nuestro enfoque es poner el mejor equipo posible en la cancha y encontrar formas para ganar. Ese siempre ha sido nuestro objetivo. Hemos afrontado cada año con la intención de ser un equipo de playoffs. De ser el mejor equipo posible y llegar lo más lejos que podamos.”

La mayor incorporación de los Heat en la pasada temporada baja fue la de Jimmy Butler mediante un sign-and-trade con los 76ers. Así aterrizó el líder que tanto anhelaban y una pieza que ha demostrado casar perfectamente con ‘La Cultura Heat’. Los otros movimientos que ayudaron a completar el roster fueron la firma del undrafted Kendrick Nunn, la selección de Tyler Herro en la 13ª posición del draft y los traspasos de James Johnson, Dion Waiters y Justise Winslow a cambio de los veteranos Andre Iguodala, Jae Crowder y Solomon Hill.

El desarrollo interno de la plantilla ha sido el otro pilar de los Heat. Jugadores como Duncan Robinson y, principalmente, Bam Adebayo, han protagonizado un frenético ascenso dentro de la jerarquía interna del equipo, a nivel de importancia, minutos y liderazgo. El interior ha firmado su primera aparición en un All-Star Game en su tercera temporada en la liga y quedó en segunda posición en las votaciones para el premio al Jugador Más Mejorado. Por su parte, Robinson estableció un récord de franquicia en cantidad de triples anotados un mismo curso.

“Hay una tendencia. Todo el mundo mira estas cosas y dice: ‘Está bien, estos son los agentes libres este año. Esto es lo que puedes hacer'”, continuó Elisburg. “Lo que Pat [Riley] siempre ha predicado es que lo primero que tienes que hacer es que un jugador quiera venir a ti. Una vez que esto ocurre es cuando hay que preocuparse en otros asuntos. Cuando Jimmy nos eligió y dijo que quería venir, entonces ya pensamos: ‘Está bien, ¿ahora cómo hacemos para que esto funcione económicamente?’ En un sistema de tope salarial, no es solo cuestión de que el jugador te elija sino también de tener espacio financiero. Eso significaba que alguien tenía que salir y había que hacer cambios. En un momento dado hicimos un intercambio en una dirección y no funcionó. Tuvimos que hacer algo diferente y traspasamos a Hassan [Whiteside] por Meyers Leonard. Después empieza la temporada y continúas mirando tu equipo y pensando formas para seguir mejorando.”

Un planteamiento que quedó demostrado en febrero. Antes de la fecha límite para traspasos, los Heat enviaron a Memphis a Dion Waiters, James Johnson y Justise Winslow a cambio de Andre Iguodala, Jae Crowder y Solomon Hill. Las últimas pinceladas del curso de un roster que, actualmente, se encuentra a tan solo dos triunfos de las Finales de la NBA.

“No ignoramos el hecho de que no se obtienen buenos jugadores sin tener que renunciar a algo”, añadió el general manager. “Eso siempre es difícil porque a veces hay jugadores a los que no quieres renunciar necesariamente, pero tienes que tomar una decisión. Así que sentimos que la oportunidad de adquirir a Andre y Jae ayudaría a mejorar el equipo. Ambos han contribuido enormemente a este equipo.”

Además, Elisburg fue tajante con la incorporación de Jimmy Butler y su etiqueta previa de jugador conflictivo. “No hay nada de malo en querer ganar y exigir a tus compañeros para lograrlo. ¿A Jimmy no le gustar perder? Bien, tengo algunas personas en la oficina a las que puedo presentarle.”


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.