Atlanta recupera sensaciones a costa de los mermados Sixers


Philadelphia es una de las víctimas del coronavirus en la NBA. Frente a Denver Nuggets jugaron con siete jugadores. Anoche, visitando a Atlanta Hawks, fueron nueve al incorporar a Joel Embiid y Mike Scott. Insuficiente. En la segunda parte no hubo partido.

La temporada NBA se está complicando. El protocolo para frenar cualquier brote de COVID en la liga, sin duda necesario, está llevando no solo a que se suspendan encuentros –los últimos el Mavericks-Pelicans y el Bulls-Celtics– sino a que se vean otros más que descafeinados por la ausencia de muchísimos jugadores. Los Sixers pelearon ante Atlanta sin Seth Curry, Ben Simmons, Tobias Harris… Tres titulares. Kevin Durant se ha perdido partidos con Brooklyn. Boston estará 10-14 días sin Jayson Tatum…

En estas circunstancias analizar un partido se hace difícil. Atlanta ganó a Philadelphia, y como era de esperar, lo hizo con comodidad. Salvo por el buen comienzo de la franquicia de Pensilvania, los Hawks pasaron por encima de su rival para lograr una renta de 15 puntos al descanso que llegó a ser de 35 puntos en la segunda mitad… Jugar ante un equipo tan mermado vino bien a los de Georgia, eso es indudable, ya que se presentaban al choque tras cuatro derrotas consecutivas.

La vuelta de Joel Embiid fue una de las pocas notas positivas para los Sixers. El pívot se perdió el anterior encuentro por problemas físicos y ante los Hawks se marchó hasta los 24 puntos y 11 rebotes en 23 minutos. Más allá de su actuación, este complicado momento está sirviendo para que Doc Rivers comprueba la valía de los novatos Tyrese Maxey e Isaiah Joe. El primero acabaría con 15 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias, mientras que el segundo aportaría 18 puntos desde el banquillo con un 4 de 7 en triples.

“Nadie va a sentir pena por nosotros. Tenemos que intentar ganar estos partidos. Estamos en una situación difícil con la COVID… Tengo la sensación de que muchos equipos van a tener este problema”, comentó Doc Rivers, head coach de los Sixers, tras el partido.

Un Trae Young mejorado

Además de romper la racha de derrotas, Atlanta vio como su principal estrella, Trae Young, completaba un partido más adecuado a su estatus. El base había conseguido únicamente 22 puntos sumando los dos anteriores encuentros. Frente a los 76ers volvió a una versión mejorada de sí mismo con 26 puntos y 8 asistencias. Otros cinco jugadores de la organización de Georgia acabaron con dobles dígitos de anotación. “Estábamos jugando rápido, volviendo a lo que solíamos y los tiros estaban entrando. Se podía ver la confianza con la que todos estaban jugando”, analizó.

(Fotografía de Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.