Australia barre a Lituania


Partían como ligeros favoritos y han hecho trizas el calificativo de “ligeros”. Paliza total de Australia a la selección de Lituania por 90-64, dejando claro que el susto causado a Estados Unidos no fue fortuito, y que presentan sin disimulo su candidatura a subirse al podio de los JJ.OO, quien sabe si en el peldaño más alto. Por el momento ya esperan rival en semifinales que saldrá del choque de esta madrugada entre Serbia y Croacia.

Cuatro nombres propios en el partido de hoy por parte del combinado de nuestros antípodas, todo ellos con pasaporte NBA. Dos en el perímetro: Patty Mills (24) y Matthew Dellavedova (15); y dos en la pintura: Andrew Bogut (6) y Aron Baynes (16). Los cuatro rindiendo a un fantástico nivel, acompañados estupendamente por su capitán, David Andersen, cuya vuelta a la NBA, a cada partido visionado suyo chirría menos.

Por su parte, los lituanos dejan un sabor amargo tras un inicio arrollador en la fase de grupos. Sus NBA, Jonas Valanciunas y Domantas Sabonis — éste último por desvirgar— han sido una sombra en el parqué. Sólo Mantas Kalnietis, brillante durante todo el torneo, ha estado a la altura de las circunstancias.

Por dentro y por fuera

A Patty Mills ya lo conocemos de San Antonio. Es un microondas, y como tal no necesita precalentar. Salió enchufado, aunque en esta ocasión se ha visto obligado a seguir la estela de otro que se le adelantó. Dellavedova nos ha demostrado que es un jugador tremendamente fiable en la distancia (41% este año con los Cavaliers) y desde el primer minuto empezó a bombardear el aro lituano desde el triple.

En cuanto a Mills, un exceso de confianza en su muñeca le ha hecho pecar en algunas jugadas de toma de decisiones erróneas por precipitadas; pero es el precio a pagar por su estilo de juego: mal distribuidor, regular selección de tiro, pero pura efervescencia anotadora. Máximo anotador del encuentro con 24 puntos y 5/11 desde el arco de tres.

Lituania aguantó la salida de tacos; poco más. Respondió al intercambio de canastas durante el primer cuarto merced a Paulius Jankūnas y Mindaugas Kuzminskas. Pero pasados los diez primeros minutos el cielo oceánico ya iba amenazando el monzón: 26-17. El segundo cuarto dejó claro que conjunto traía más hambre de medalla.

Si en el primer cuarto fueron los pequeños, ahora le tocaba el turno a la artillería pesada. Bogut y Baynes comenzaron a desmelenarse. El primero va dejando claro que estos años ha pecado de timidez en los Warriors, encorsetando demasiado sus virtudes ofensivas —que aunque poco ortodoxas, las tiene— en favor de las defensivas. A Baynes, apenas un grumete en los Spurs, le ha venido fantástico su fichaje por los Pistons, donde ha cogido galones y confianza y ahora extrapola lo aprendido a la esfera internacional, marcando cruces en cada aro rival a base de ferocidad, mates y contundencia.

A este dúo se unió desde el segundo cuarto Joe Ingles (10). El balón circulaba rápido entre la bombilla y la zona exterior, siempre con un par de manos dispuestas a recibir. En lado contrario, los europeos andaban escasos de ideas, y su velocidad de pensamiento y movimiento de balón sufría algún tipo de resaca.

Sin sustos

Finalizada la primera mitad tocaba charla de vestuario. Lituania salió con el nitro encendido, pero le duró tres fogonazos. Baynes y Mills se encargaron de enfriarles rápidamente el motor y cualquier amago de rebelión. Al final del tercer cuarto teníamos clara una cosa: que el cuarto sólo se jugaba porque lo obliga el reglamento. El 70-43, palmario, y las sensaciones vistas en pista, no dejaban rendija para la remontada.

Un último cuarto sin mucho que contar excepto el empeño de Kavaliuskas por maquillar el resultado. Intento vano, por cierto. 26 puntos de margen y un desacierto de los europeos desde el triple (26,7%) que penó demasiado. El conjunto de Jonas Kazlauskas tendrá que conformarse por terminar lo más dignamente posible en la pelea entre el 5º y 8º puesto.

En un rato, en el lado opuesto del cuadrante, arranca el segundo partido de cuartos de final. Le toca a España.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.