Matt Barnes: “Vamos a un tiroteo armados con cucharas”


La metáfora no puede ser más acertada. Porque la cuestión no es ya si los Memphis Grizzlies lograrán robarle una sola victoria a San Antonio —parece imposible—, sino la dignidad con la que digerirán las dos próximas derrotas. Las lesiones están haciendo mella; y mucha.

Las dos primeras cucharadas de Playoffs que han degustado los de Dave Joerger no han podido ser más amargas. Sendas derrotas por 32 y 26 puntos de diferencia. El segundo peor inicio en postemporada de la historia en cuanto al diferencial —de hecho, el récord lo sufrieron los ahora verdugos. En 1986 los Lakers derrotaron a los Spurs en los dos choques iniciales por 47 y 28 tantos, es decir, un margen total de 75 puntos—.

Y Barnes, tirando de retórica —insólito en él viendo el poco cariño por la dialéctica que tuvo con Fisher— describe la situación del equipo a la perfección: “Vamos a un tiroteo armados con cucharas”. Las balas llevan cada una su inscripción —Leonard, Parker, Aldridge, Duncan, Ginobili— mientras que las cucharas son directamente ellos, los de Tennessee; los retazos supervivientes que a día de hoy son los Grizzlies.

Sean chuchillos o pistolas, lo cierto es que se hecha mucho de menos el filo cortante y la capacidad de herir en el marcador de Marc Gasol, Mike Conley y Brandan Wright. Y por si fuera poco, Lance Stephenson, el que, según Joerger, sería el ‘Factor X’ de la eliminatoria, tras anotar 14 puntos en el primer envite con 6/11 en tiros de campo, en la segunda (paliza) se quedó en sólo nueve minutos. Uniéndome al símil de Barnes, ni hay vajilla ni Joerger tira de Jägermeister.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.