¿Un “chivato” en el vestuario de los Bulls?


¿Un vestuario o la Guerra Fría? En las últimas semanas, los interiorismos de los Chicago Bulls parecen una novela de espías. En plena carrera armamentística USA-URSS. Puyas de Jimmy Butler y Dwyane Wade a sus compañeros, contestación de Rajon Rondo, los jóvenes se encabritan contra Wade, Nikola Mirotic toma partido por Rondo…

Tal está siendo lo dantesco de la situación que de veras se está llegando a sucedáneos de espionaje. Según se hizo eco el diario Chicago Sun Times, los jugadores de los Bulls creen que Randy Brown –asistente de Fred Hoiberg– es un espía dentro del vestuario. Como una cárcel.

Parecer ser que Jimmy Butler ha alertado a algunos nuevos jugadores de que todo aquello que hablen delante de Brown puede ser sabido, después, por Gar Forman (propietario de la franquicia).

Se entiende que Butler habría instado a cuidarse muy mucho de hablar en tono crítico acerca de la entidad, la directiva o la misma propiedad de la franquicia.

La creencia es que, dentro de los Chicago Bulls, directivos y técnicos trabajan aunando la mayor información posible acerca de sus propios jugadores. En caso de desavenencias, la directiva plantea la situación para encontrar soluciones. Y por eso el propietario (siempre según la información del Chicago Sun Times) pretende estar al corriente de la mayor información posible.

Más problemas en Chicago

Como decimos, esta información no es la primera candente en Chicago y seguramente tenga primas hermanas en las próximas semanas. El aire tornó ciertamente irrespirable en el United Center hace algunas semanas.

Primero, llegó la munición cargada procedente de Wade. Exigía más a sus compañeros, molesto por el insuficiente empeño ganador de los jóvenes del equipo. A esas críticas se unió Butler. Más gasoil para el incendio que estaba por venir.

Rondo, Butler y Wade

Para un potencial piromante como Rondo, la situación era favorable. Se desahogó en Instagram, atizando a los “líderes de vestuario” de los Bulls. Ataque formal hacia Wade y Butler. Suplencia para los tres en el partido tras una conjura general del equipo.

¿Todo arreglado? No, los jóvenes también sacaron pecho, denunciando que Wade debería entrenarse más de lo que lo hace.

En intrigas y salivazos verables también participó Mirotic, que alegó que Rondo era el “mejor compañero” que había tenido nunca junto a Pau Gasol. Bando declarado para el hispano-montenegrino. En suma, un aire denso y ardiente que ha dificultado la convivencia deportiva del equipo.

Por si fuera poco, el cuerpo técnico también está involucrado en la guerra de guerrillas. Aunque, por lo menos, el equipo pudo ganar anoche un partido importante frente a Oklahoma City Thunder.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.