De’Aaron Fox no está contento con su juego: “No he dado ese paso adelante”


43 puntos, 13 asistencias y 4 robos. Estos números incluían a De’Aaron Fox en la historia de los Kings después de convertirse en el primer jugador de la franquicia en firmar unos números similares desde Tiny Archibald en marzo de 1973.

Sin embargo, su gran partido no se tradujo en victoria, empañando una gesta que demuestra su condición de emergente estrella de la NBA que, de momento, no es capaz de generar resultados colectivos de manera regular. “Esta genial”, respondió Fox tras ver su nombre al lado del de Archibald. “Pero perdimos así que realmente no importa.”

Mientras intenta devolver a los Kings a una relevancia que les es esquiva desde hace más de una década, el base está aprendiendo que los números sin triunfos no importan, además de la presión que supone ser el jugador franquicia. Fox firmó hace dos meses una renovación por el máximo que le reportará 163 millones en los próximos cinco años. Ahora, la directiva le exigirá mucho más.

Los Kings (5-9) han perdido ocho de sus últimos diez encuentros y permitido al menos 120 puntos en sus últimos ocho. En algunos, el nivel de juego de Fox no ha estado a la altura de lo esperado de alguien de su condición y contrato, si bien su producción se ve afectada y disminuida por el propio rendimiento colectivo del equipo. Fox comprende el escrutinio que conlleva ser catalogado como la principal cara visible, especialmente con los Kings en la cuerda floja.

“Definitivamente necesitaba jugar mejor”, declaró el de Luisiana. “No creo que haya jugado tan bien como todos esperaban que jugara. Sé que necesito mejorar mucho. Creo que hay más, tanto en ataque como en defensa, que puedo hacer, y creo que hice un trabajo decente esta noche. Pero cuando estábamos por detrás y luego redujimos la ventaja, es cuando tu jugador franquicia necesita dar un paso. Y no creo que realmente lo hiciera esta noche cuando el partido estaba muy apretado”.

Esperar que Fox supere la barrera de los 40 puntos con regularidad no parece una apuesta realista pero sí la agresividad que mostró en ambos lados de la cancha durante el partido contra los New Orleans Pelicans. Una faceta que, precisamente, le han insistido desde el cuerpo técnico.

“Mucho de cómo funciona nuestro equipo se debe a lo agresivo que está siendo”, afirmó el entrenador de los Kings, Luke Walton. “Esta noche hizo un trabajo magistral al meterse en la pintura, crear oportunidades, generar tiros abiertos para sus compañeros y luego anotar cuando necesitábamos anotar”.

Por su parte, Fox está comprendiendo la pesada carga que supone liderar una franquicia y asentarse como una de las grandes estrellas de la NBA. Pero está listo para afrontar el desafío.

“Si quieres ser uno de esos jugadores tienes que demostrarlo todas las noches. Obviamente, habrá partidos en los que fallarás más tiros y cosas así, pero tu agresividad y la actitud con la que sales a la cancha nunca puede cambiar. Esto no es sencillo. Es liderazgo. Mucho más que solo poder anotar o dar una asistencia. Se trata de llevar a estos chicos al lugar correcto. Y se necesita mucho para ser un líder y uno de los mejores jugadores de esta liga. Tienes que aprender a hacerlo y creo que estoy mejorando en ello.”

(Fotografía de portada de Abbie Parr/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.