El debut de Lou Williams eclipsa al de DeMarcus Cousins

Los de contra los de . Dos de los jugadores más ilustres traspasados esta semana hicieron su debut a la vez en New Orleans. Ambos brillaron a nivel individual, pero por expectativas y, especialmente, por resultado final, fue el nuevo escolta de Houston el que salió sonriendo. 27 puntos suyos, con récord personal incluido, lanzaron al equipo tejano a ganar por 99-129.

La noche de Lou


Antes del partido, el nuevo entrenador de los Rockets, Mike D’Antoni, había declarado que Williams no debutaría dos días después del acuerdo por su traspaso, para luego rectificar y afirmar que jugaría “minutos limitados”. Al final, fueron 25 minutos que no olvidarán en Houston. El escolta terminó con 27 puntos, incluyendo un 7/11 en triples (su máximo de carrera). Espléndidos minutos para un jugador que se estrenaba en un nuevo equipo.

Su estilo directo y nada temeroso encajó de primeras en el baloncesto alegre de los Rockets, bien dirigidos por un James Harden (13 puntos y 14 asistencias) que mantuvo un papel secundario ante el acierto de sus compañeros, incluyendo dos ex-Pelicans como Eric Gordon (19 puntos) y Ryan Anderson (17). La mejorada artillería de los Rockets fue poco a poco abriendo distancias hasta romper el partido tras el descanso, frustrando el esperado debut de DeMarcus Cousins en New Orleans.

Primeras señales

El pívot empezó a mostrar el potencial de su nueva asociación con Anthony Davis, combinándose para 56 puntos, 23 rebotes, 7 robos y 6 tapones. Cousins se quedó a solo un tapón del poco habitual 5×5 (+5 en cinco categorías estadísticas diferentes), pero no pudo celebrarlo con victoria. La falta de artillería exterior, causada fundamentalmente por el precio a pagar por Cousins, lastró a New Orleans, con solo otro recién llegado como Omri Casspi (12 puntos) superando la decena en anotación.

Posible adiós a la temporada a Casspi

Y por si la noche no era lo suficientemente frustrante en New Orleans, el alero israelí dejó la peor noticia. Casspi sufrió una fractura en su pulgar derecho que puede haber acabado su temporada en su nuevo equipo tras un partido, con un periodo de baja que puede alcanzar las 8 semanas. Si los Pelicans no consiguen puesto en playoffs, y la derrota ante Houston no lo hizo más fácil, su regreso podría tener que esperar hasta 2017-18.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Paul George no esconde su frustración con los Pacers

La agencia libre toma nueva vida con veteranos de lujo

Siguiente