Derrick Rose, más solo que la una

Puede ser el comienzo de una caída en picado (108-99). Los Chicago aterrizaban en Detroit sumergidos en un pozo de negatividad y malos resultados; siete derrotas consecutivas.

Pero Jim Boylen apostó por un par de ajustes: segunda titularidad (seguida) para el pívot novato Daniel Gafford y una entrada pronta en el parquet de . Una nadería más que suficiente para abrir pronta brecha ante un equipo que había perdido el alma y ahora, sin Blake Griffin, también la mayor parte del talento.

“La energía que demostramos en el primer cuarto fue lo que marcó la diferencia”, decía el head coach de los Bulls. “No me gustó cómo arrancamos en el pasado encuentro (ante Indiana), así que estoy feliz por lo visto esta noche”.

Kornet anotó 12 de sus 15 puntos totales en el primer cuarto, y Gafford se fue hasta los 14 puntos y 7 rebotes: “Esta era mi segunda titularidad. Quería salir ahí y ser eficiente, tanto en ataque como en defensa”, manifestó, contento, el rookie.

En Detroit, con los rumores de traspaso sobrevolando, no hizo sino dar más motivos para que esto suceda y cuanto antes.

Las críticas se enseñan con él diciendo que es mucho ruido y pocas nueces. Mucho piqui y poco paca. Ayer ni eso. Ni los números, su aliado natural, le acompañaron. Por primera vez en más de un año se quedó en menos de 9 rebotes. Anotó, eso sí, su primer triple de la temporada (tras fallar los 19 intentos anteriores), pero acabó expulsado por faltas en el tercer periodo con 9 puntos y 4 insustanciales rebotes.

Nivel de MVP no, pero… ¿de All-Star?

Con este marco, y más allá del crecimiento paulatino de Christian Wood, por el bando de la Motown sólo nos quedó un ex MVP.

no parece este año estar en la disputa (no como el año pasado al menos) por el galardón a 6º Hombre… pero sí está firmando hasta el momento otra más que sólida temporada.

El problema es que no está siendo suficiente para hacer ganar a los suyos con regularidad (ante sus amados Bulls lograron ponerse a sólo dos puntos en el último cuarto, para ver cómo la remontada se es escurría de entre los dedos extendidos).

La sangre y sudor de Noah resbala por la piel impermeable de Drummond.

D-Rose acabó la velada con 20 puntos, y es la sexta consecutiva en que lo hace, una racha que no veíamos en el base desde enero… ¡de 2012!

Actualmente sus números de curso 2019/20 son de 17,8 punto, 5,8 asistencias y un 49% de efectividad en tiros de campo. ¿Bastante para que los entrenadores lo consideren para la rotación del All-Star? Siete años han pasado desde que le vimos divirtiéndose entre los grandes por última vez.

Hace tres días, momento del último recuento oficial de votos, Rose caía hasta el 4º puesto de entre los candidatos al backcourt del Este.

(Fotografía de portada de Gregory Shamus/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Los Mavs aprovechan la baja de Joel Embiid