Doc Rivers ya no es Presidente de Operaciones de los Clippers

En la NBA existe una dualidad que cae extraña en otras disciplinas. La opción de aglutinar las funciones de presidente y entrenador en una misma persona. Aunque es necesario matizar lo complicado que resulta en ocasiones esclarecer y establecer las diferencias entre algunos roles en la NBA.

Presidente de Operaciones y general manager, son puestos que a veces se funden en competencia y jerarquía. De hecho, hay franquicias en las que ni siquiera existe alguno de estos dos despachos, ya que todas las funciones se subsumen en el adyacente. Líos de poder a parte, sí hay una cosa clara y que traemos a este post: fueran cuales fuesen las atribuciones directivas y ejecutivas de Doc Rivers como Presidente de Operaciones de L.A. , estas han pasado a mejor vida.

Hora de (sólo) entrenar

, propietario del equipo, ha informado a ESPN que Rivers ha sido apartado de todo rol ejecutivo para centrarse exclusivamente en una cosa: entrenar.

Así pues, el hasta ahora vicepresidente, , pasa a ostentar el control total de las operaciones del equipo y supervisar las labores del GM, Dave Wohl. Y los tres, Frank, Rivers y Wohl, responderán ante el dueño de la tarjeta de crédito, Ballmer.

“Soy dueño de este equipo desde hace tres años, y ahora entiendo mucho mejor cuál es mi responsabilidad. Dirigir así como ejecutar las decisiones de una franquicia y entrenar, son dos trabajos enormemente distintos. Si queremos ser tan buenos como podamos, ser una franquicia aspirante al campeonato, debemos tener a dos personas fuertes centradas en cada uno de estos departamentos. Es necesario que haya discusión y debate sano con dos personas firmes e independientes”, han sido las palabras de Ballmer, explicando el porqué de la nueva división de poderes.

Tras la irreemplazable pérdida de Chris Paul, el papel de coach en los Clippers se antoja más vital que nunca si quieren mantener su estatus de —eterno— aspirante en un Oeste que promete ser más duro que nunca.

Monopolios supervivientes

Los Clippers son la segunda institución en alejarse de la estructura presidente/entrenador este verano. Los Atlanta Hawks han apartado también recientemente a Mike Budenholzer de ese formato de pluriempleo, cediendo el control de las operaciones a su nuevo general manager, Travis Schlenk.

Los San Antonio Spurs —con Gregg Popovich—, Detroit Pistons —Stan Van Gundy— y Minnesota Timberwolves —Tom Thibodeau— son las únicas franquicias restantes en las que aún coexiste la figura del entrenador con autoridad ejecutiva.

Por cierto, una segunda cosa también está clara: la mano de Jerry West, empieza a notarse.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Andre Roberson prueba con el tiro libre “de cuchara”… y fracasa

Lo que puede cambiar en la Conferencia Este y Oeste 2017-18

Siguiente