Dwight Howard focaliza toda su energía en ayudar a los Lakers a ganar el campeonato


Dwight Howard ha demostrado ser un jugador diferente en su regreso con Los Angeles Lakers. Pese a que su fichaje por el equipo angelino generó cierta controversia, ha cumplido con creces su rol de jugador secundario, señalando que esta vez dejaría que su juego hablase por él. Tal fue su compromiso que, según informa Tania Ganguli de Los Angeles Times, Howard accedió recientemente a hablar con los periodistas por primera vez en dos meses para tratar diferentes temas.

El small ball empleado por los Rockets llevó al cuerpo técnico de los Lakers a modificar por completo sus esquemas, utilizando a Anthony Davis como center. Esta decisión tuvo un impacto directo en Howard, que tan solo jugó en dos de los cinco partidos de la serie por un total de 15 minutos y 39 segundos. Sin embargo, su falta de tiempo en pista podría cambiar pronto, pues el equipo entrenador por Frank Vogel volverá a utilizar sus pívots en la eliminatoria contra los Denver Nuggets.

“Fue extremadamente difícil, pero sé que mis compañeros de equipo me necesitaban sin importar si jugaba 10 minutos o ninguno, solo trayendo energía”, declaró Howard. “Así que trato de reprimir toda la energía negativa y tratar de convertirla en algo positivo cuando entro en la cancha, en el vestuario o en el banco animando a mis compañeros. Es muy difícil cuando no estás jugando a veces, o es muy fácil enfurruñarse y enfadarse y tratar de encontrar formas de culpar a los demás, pero pensé en muchas cosas positivas”, continuó.

Luego de que la NBA aprobase la creación de una burbuja en Orlando para reanudar la competición, dos jugadores de los Lakers se plantearon no unirse a su equipo para centrar sus esfuerzos en el movimiento Black Lives Matter. Uno de ellos fue Avery Bradley, quien finalmente no acudió por motivos familiares, mientras que el otro era el propio Howard. Pese a su decisión de ayudar a los de oro y púrpura a luchar por el campeonato, el pívot reconoce la dificultad de la situación .

“No hay ningún lugar adonde ir, no hay forma de liberar nada”, dijo. “Cualquier sentimiento que puedas tener, es como si estuviéramos estancados. Entonces, solo trata de encontrar alegría en el hecho de que tengo a mi hijo conmigo, el hecho de que todo lo que tenemos que hacer es ganar ocho juegos para ganar un campeonato… Eso es muy difícil, ver las mismas paredes todos los días”, afirmó.

(Fotografía de Ashley Landis-Pool/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.