El agridulce mes de enero para Blake Griffin

es el líder total en Detroit. Solo hace falta ver un partido del equipo y saber que esa versión que ofrece el power forward en cancha es extrapolable a la mayoría de encuentros de los . Griffin hace ya tiempo que dejó de ser un jugador interior con un rol muy determinado para convertirse en el elemento principal sobre el que giran el resto de partes del puzzle.

Verle subir la bola, organizar el ataque e irse a postear se han convertido en una de sus jugadas fetiche. Se sabe poderoso; no es para menos, ya que ha mejorado en diferentes facetas en las que antes flaqueaba, y ahora sabe cómo castigar cualquier fallo del rival. Tan pronto te lanza de tres, como te hace un tiro en suspensión desde cinco metros.

Su mes de enero no se puede pasar por alto. En general, su temporada actual en los Pistons está siendo sobresaliente, pero estas últimas cuatro semanas, sus números se han disparado. En el encuentro de anoche frente a los Mavericks, el cual acabaron perdiendo, Griffin acabó con 35 puntos. Luchó todo lo que pudo, pero no fue capaz de rescatar el triunfo para los suyos.

Se trata de la octava vez en los últimos once partidos en la que el ‘cuatro’ alcanza la barrera de los 30 tantos. Si echamos un vistazo a sus cifras en enero, nos encontramos puntuaciones como 44, 38, 37 ó 34 (en dos ocasiones). No ha parado de generar puntos para Detroit, aunque ello no haya supuesto un mejor resultado de lo que él hubiera esperado.

Sin traducción en victorias

El esfuerzo de Griffin tiene también su cruz. Y es que en una cantidad demasiado grande de ocasiones, el equipo no ha acompañado el despliegue de su estrella, limitando las posibilidades colectivas y condenando a que no se logre un mayor número de triunfos. Algo que se podría esperar con mayor probabilidad teniendo en cuenta el promedio anotador de Griffin últimamente.

En el señalado enero, los Pistons han jugado 14 partidos. Quitando uno en el que Griffin no participó, el balance se queda en un 5-8. El jugador ya ha mostrado su disconformidad con ciertas actitudes que ha visto en el equipo. Sin ir más lejos, criticó algunas decisiones tomadas durante el partido ante New Orleans, el cual estuvieron a punto de tirar por la borda tras alcanzar una cómoda ventaja.

“La manera en la que hemos acabado el partido de hoy es la razón por la que hemos perdido tantos partidos de una forma tan estrecha. Esta vez hemos tenido más suerte y fuimos capaces de abrir algo más de distancia, pero no sentimos como que haya sido la victoria que queríamos lograr. Obviamente nos sirve, pero cosas como estas son las que nos hacen perder tantos partidos”, comentó con total sinceridad el mismo Griffin sobre ese partido ante los Pelicans.

(Fotografía de portada de Kevin C. Cox/Getty Images).