El ‘Big Three’ de OKC fracasa contra los Jazz

A la hora de la verdad, lo que había construido OKC para este curso, un Big Three como arma ofensiva casi sin parangón en la NBA, se estrelló contra los . Y ese golpetazo no solo supuso el fin de los esta temporada, eliminados por Utah en la primera ronda de Oeste (4-2). Ese fracaso del Big Three puede ser también su fin definitivo en Oklahoma. Como idea, como conjunto,  el trío formado por , y no ha estado a la altura en los playoffs.

Hablamos como conjunto, porque si vamos al plano individual, Paul George se puede salvar de la quema –ha promediado más puntos en playoffs que en Temporada Regular– y Westbrook, sobre todo en el quinto y sexto encuentro, ambos por encima de los 40 puntos, aprueba el examen.

En el plano individual, decimos. Porque como concepto, el Big Three se ha ido por la borda. Quizá su máxima expresión de lo que no podía ser fue Carmelo Anthony, al que el plano individual tampoco deja en buen lugar. El peor de los tres, con unas medias irrisorias para uno de los llamados a ser referentes ofensivos del plantel. Melo firmó 7 puntos en el quinto partido y 7 en el sexto para unos promedios de 11,8 tantos en la serie y un triste 21,8 por ciento en triples. La desconfianza de Carmelo en esa faceta se vio en el Game 6, donde no intentó ningún lanzamiento de tres.

El ‘Big Three’, únicamente en el 1-0

El duelo inaugural de la serie contra Utah fue el único donde se vio al Big Three a pleno pulmón. No fue casualidad que se tratara de la única victoria cómoda, de la única noche meridianamente plácida en toda la serie. Ese día, 80 de los 116 puntos de OKC corrieron a cargo del Big Three, que completó una excelente primera parte.

Pero fue un espejismo. Tras ese 1-0, el trío empezó a caer en picado, jamás funcionó de verdad al unísono, tuvo trabajos horribles como el de solo combinar 2 puntos en último cuarto del segundo partido y empezó a partir de ahí a demostrar síntomas de agotamiento, de proyecto que a la hora de la verdad, no funcionaba. Aunque algunas pistas hubo durante la temporada y no puede decirse que haya sido finalmente una sorpresa que esto haya terminado así.

Solo Westbrook… y al final

Lideró la remontada en el Game 5 para forzar el sexto partido, donde se volvió a ir por encima de los 40 puntos (45). Pero nada de eso fue suficiente. The Brodie se echó la manta a la cabeza e individualmente salvó los playoffs, aunque estuvo discreto hasta ese quinto partido y sobre todo en los últimos cuartos, donde en los cuatro primeros encuentros promedió 3,2 puntos y 1,7 cuando los Thunder perdían.

Westbrook ha terminado con 29,3 puntos de media en los playoffs, pero 45,5 en los últimos dos partidos, una muestra de lo solo que estaba. Y no únicamente en la anotación estratosférica se vio esa realidad, sino en la cantidad de tiros de campo que asumió: 82 entre el quinto y el sexto partido. En ese mismo par de choques, Carmelo solo asumió 13 tiros de campo y Paul George 42, la mitad que Westbrook. No, el Big Three no está compensado. Especialmente calamitoso fue el duelo de viernes de George, con 0/6 en triples, globalmente un 2/16 en tiros de campo y solamente 5 puntos, su tercera anotación más baja en unos playoffs y algo que no se veía desde 2013, cuando firmo 4 puntos ante los Hawks el 3 de mayo.

La situación de cada uno

Westbrook, 29 años, firmó en 2017 una extensión por cinco cursos y 205 millones. Un acuerdo que entra en vigor para la 2018-19 y que marca en este curso 35,35 millones de dólares, dentro de unas nóminas ascendentes que son de 38,17 millones para la 2019-20, de 41 millones para la 2020-21, de 43,84 para la 2021-22 y de 46,6 para la 2022-23, esta última con opción de jugador.

La player option y la Early Termination Option es algo que también recogen los contratos de George y Anthony, respectivamente, pero para ya mismo. Ambos tienen esas cláusulas en sus acuerdos y disponen de la opción de salirse de ellos o de seguir un curso más en OKC. Si George opta por no ser agente libre y permanecer en los Thunder, cobraría 20,70 millones de cara a la 2018-19. Si Carmelo siguiera el mismo camino y no hiciera uso de la Early Termination Option ganaría 27,92 millones para la 2018-19. El caso de George, en la plenitud de su carrera, invita a pensar que puede obtener réditos económicos parecidos en otros lugares. Pero, evidentemente, un Carmelo venido a menos lo tendrá casi imposible para acercarse a esos 28 millones que sí ganará seguro si sigue en los Thunder o donde sea, pero bajo el contrato que traía de New York.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Paul George: “Me encantaría seguir siendo un Thunder, pero para eso está el verano “

El ‘Game 7’; ¿último partido de LeBron con los Cavs?

Siguiente