El ‘casi’ traspaso de Ariza sigue doliendo a los Grizzlies

Sin duda en Memphis se han llevado la peor parte de la fallida negociación a tres bandas

En Memphis continúan muy dolidos con lo sucedido este fin de semana. El famoso ‘casi’ traspaso de Trevor Ariza en el que estaban implicados tres equipos se anuló tras un malentendido por el que los dirigentes de las franquicias quedaron, como se suele decir en España, a los pies de los caballos.

Wizards y Suns enmendaron la plana en parte al cerrar un traspaso por su lado el sábado, pero los Grizzlies se han quedado con la peor parte del pastel: sin traspaso y con dos jugadores tocados anímicamente que supieron que habían sido enviados fuera de la franquicia y ahora deben seguir defendiendo la camiseta del equipo de Tennessee.

El enfado de los Grizzlies lo sabemos por boca de Chris Walle, el general manager de la franquicia. El mismo viernes Wallace se encargó de hacer saber a todos los periodistas insiders que cubren la NBA que ellos no habían cometido ningún error en la negociación ofreciendo a todo momento a MarShon Brooks en lugar de Dillon Brooks. Pero el daño ya estaba hecho.

Un autentico papelón para la franquicia

“No soy rencoroso, pero no estoy contento con lo sucedido”, comentó Wallace al Houston Chronicle. “Fuimos muy claros acerca de quienes estaban en el traspaso. Al contrario de lo que decían las filtraciones, no era Dillon Brooks, lo que nos puso en una situación muy delicada con nuestros jugadores”.

“Alguien de uno o de los otros dos equipos filtraron el acuerdo mientras estábamos jugando”, dijo un molesto Wallace. “Ello me forzó a hacer algo que no había hecho jamás en más de 30 años trabajando en esta liga para siete equipos, el tener que sacar a dos jugadores del vestuario y decirles que han sido traspasados para poco después tener que volver y decirles ‘No, no habéis sido traspasados…”.

Esos dos jugadores a los que se refiere Wallace son MarShon Brooks y Wayne Selden Jr., a quienes no les quedó más remedió que aceptar la situación y volver a jugar con Memphis ayer en la derrota que los Grizzlies sufrieron en Houston. “Por fortuna MarShon y Wayne son profesionales. Cuando se lo expliqué después aceptaron la situación”, explicó Wallace con una intención de transparencia hacia los medios que no siempre es habitual en el deporte profesional.

“Nunca me había pasado algo así”

“Lo que sucedió el viernes fue incompresible. Nunca me había pasado algo así. Fuimos muy claros sobre quienes estaban implicados en el traspaso. Dillon Brooks nunca formó parte de esto. Desde nuestra posición fuimos muy claros que no era Dillon Brooks”.

Wallace aseguró que los Grizzlies no tuvieron conversaciones directas con Phoenix y no trataron de volver a negociar un acuerdo entre los tres equipos antes de que Wizards y Suns cerrasen finalmente el traspaso de Trevor Ariza el sábado.

(Fotografía de portada: Matthew Stockman/Getty Images)