El día de Navidad gana fuerza para abrir la temporada 2020-21 de la NBA


El draft y la agencia libre tendrían lugar en octubre, justo al concluir las Finales de la actual campaña

El calendario de cara a concluir el actual curso está a punto de oficializarse con la votación de los equipos pero, ¿qué ocurre con el 2020-21? Esta es una pregunta que se lleva planteando desde que se suspendió la temporada allá por el mes de octubre. Entonces, y dando por hecho que de poder finalizarse la presente campaña, esta acabaría al menos en verano –va a ser bastante más tarde–, se empezó a especular con la posibilidad de dar inicio a la siguiente el día de Navidad. Pues bien, es justo esa fecha, la del 25 de diciembre, la que está ganando fuerza de cara a la apertura del curso 2020-21.

Según informa Marc Stein de The New York Times, y tomando como premisa fundamental que la temporada 2019-20 pueda finalizarse con el formato presentado de 22 equipos, el draft se celebraría en octubre, seguidamente tendría lugar la agencia libre y la jornada inaugural de la 2020-21 tendría lugar el día de Navidad.

Sin duda supondría un enorme cambio de cara a la estructura de la NBA, la cual tras aceptar que el próximo curso comience a finales de diciembre, debería plantearse si sería una modificación eventual por la pandemia mundial sufrida, o si por el contrario querría hacer de este nuevo modelo algo permanente para las temporadas venideras.

Es aquí donde surgen numerosas dudas. Para empezar está el dilema de acabar con lo que es una tradición en la NBA; es decir, empezar a jugar en octubre y acabar en junio. Luego, y con mayor peso, nos encontramos con las preferencias de la televisiones. Históricamente las audiencias televisivas bajan en verano, momento en el que las actividades de ocio al aire libre se disparan. ¿Cambiar eso por ver NBA? Es una pregunta que no tiene respuesta por ahora. Y siguiendo con las televisiones, en estos momentos tanto la jornada inaugural como el día de Navidad son fechas clave al programarse grandes partidos que se emiten a nivel nacional. En caso de que este plan se instalase como habitual, pasarían de dos jornadas de alto interés a solo una. Para acabar, y ciñéndonos al lado positivo de la balanza, menos partidos NBA coincidirían con la disputa de la NFL.

Disparidad de descansos

Dando un pequeño paso atrás y dejando de lado lo que ocurra más allá de la campaña 2020-21, lo que parece seguro a estas alturas es que habrá una gran diferencia de descanso entre los equipos. Sí, es algo que siempre ocurre, ya que unos son eliminados tras la temporada regular y otros llegan a las últimas rondas de playoffs; pero en este caso esa distancia se acentúa mucho más.

Como norma habitual los equipos acaban la regular season en abril y las Finales son en junio; es decir, hablamos de una grieta de dos meses entre los primeros y los últimos que se van de vacaciones. A ello debemos sumarle que entre las Finales y el inicio de la siguiente temporada pasan unos cuatro meses. La cuestión es que entre el actual curso y el siguiente las cuentas son bien distintas. Entre los que dejaron de jugar de manera definitiva en marzo y los que lo harán en octubre pasarán siete meses; y entre que estos paren y tengan que volver a competir unos dos y medio. Resumiendo: los Knicks por ejemplo encararán la 2020-21tras nueve meses de parón y los Bucks podrían hacerlo tras solo dos meses y medio. Claro está que todo esto es consecuencia de la crisis sanitaria y la consiguiente suspensión de la temporada, pero no por ello debe dejar de tenerse en cuenta.

(Fotografía de Vaughn Ridley/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.