El fin de una era dorada en la NBA: adiós al Big Three de Boston Celtics

“No sé si he tenido nunca un grupo como este. Han hecho todo lo que les he pedido. Les quiero. Han estado fenomenales. Si hubiéramos podido llegar con este grupo a las Finales hubiera sido fantástico para nosotros. Eso es todo lo que pienso sobre el día de hoy. Esto es un equipo“.

La NBA vivió anoche uno de esos momentos históricos que quedan para el recuerdo y era plenamente consciente de ello en la rueda de prensa posterior al séptimo partido de la Final de Conferencia entre Miami y Boston. El fin de una época dorada que da paso a otra que también lo será.

El ya mítico proyecto de Boston 2007-2012 ha llegado a su fin. Más tarde de que lo muchos esperaban y muy cerca de lo más alto de nuevo, pero el presente no puede ocultar que ya no volveremos a ver a este inolvidable equipo que tanto ha hecho por el baloncesto en las últimas temporadas.

, y – el primer Big Three de una era marcada por la réplica de esa fórmula de juntar estrellas en un mismo equipo – se unieron en Boston en octubre de 2007. Desde entonces, junto a otros jugadores entre los que ha destacado sobremanera , han ido derrochando clase, sacrificio y profesionalismo por todas las canchas donde han pisado.

Un proyecto que inicialmente se pensaba que aguantaría tres años se ha estirado hasta los cinco a pesar de los permanentes contratiempos físicos. Sólo en este año Boston ha sufrido las bajas para toda la temporada de Jeff Green, Jermaine O’Neal, Chris Wilcox y Avery Bradley. ¿Cómo luchar ante tanta mala fortuna?. Antes del All-Star de febrero, los Celtics estaban 15-17 en regular season, con pie y medio fuera de los Playoffs y bajo la amenaza de que desde los despachos se modificara totalmente el equipo en el mercado de fichajes.

Pero aguantó, o al menos no encontró las piezas que quería a cambio de alguno de sus jugadores y decidió tirar adelante. Una magnífica segunda parte de la temporada a pesar de estar al límite físicamente les ha llevado hasta las mismas puertas de la Final de la NBA, perdiendo en Miami en el séptimo partido ante otro gran Big Three en su mejor versión.

A Pierce le restan dos años más con Boston, pero Allen y Garnett acaban contrato el 30 de junio. El escolta quiere seguir jugando como anoche mismo confirmó tras la eliminación (“todavía queda un montón de baloncesto en mis piernas”), pero es complicado que lo haga con los Celtics, ya que la franquicia no parece estar interesada en su renovación.

Con Garnett la situación varia porque el jugador aún no ha confirmado si seguirá en la liga o se retirará. Por si acaso Paul Pierce ya ha expresado sus deseos. “Espero que la directiva pueda hacer algo para conseguir que esté de vuelta y añada algunas piezas más al equipo que necesitamos para volver a lo más alto”, comentó el capitán de los verdes, quien luego añadió: “si no es así, ha sido una tremenda época”.

El entrenador de los Celtics durante todo este tiempo, Doc Rivers, quiso pensar en voz alta sobre lo que hubiera podido lograr la franquicia de no haberse encontrado tantas piedras en el camino.

“Me hubiera gustado que hubiésemos estado libres de lesiones. Este equipo ganó un título, llegó a un séptimo partido de las Finales [de la NBA]… No sé si hubiésemos podido conseguir algo más.”

Los números del Big Three en Boston

273 victorias en temporada regular, un porcentaje del 69,2% de victorias. Cinco títulos de División Atlántico. Doce presencias en el All-Star (Pierce 5, Garnett 4, Allen 3). Quince eliminatorias de Playoffs (11-4). Siete séptimos partidos de Playoffs (4-3. Garnett no jugó dos en 2009). Dos Finales de la NBA (2008 y 2010). Un campeonato (2008).

Datos obtenidos de ESPN Stats





Canal Telegram
nbamaniacs no termina aquí. Síguenos en nuestro canal privado de Telegram para estar al día de la NBA.
También puedes seguirnos en nuestros perfiles de Twitter o Facebook.