El susto por lesión de James Harden al final será menos grave


James Harden no acabó el encuentro que los Rockets acabarían perdiendo ante los Jazz. Decidió retirarse de la contienda tras sentir fuertes molestias musculares en su pierna izquierda, pero lo que podía parecer un contratiempo mayor, al final parece haber quedado en solo un susto.

Tal y como explicó el propio escolta tras el encuentro, no terminó el partido porque quiso prevenir que el dolor fuera a más, pero no se trata de nada grave ni mucho menos. “No es nada serio, nada serio. Simplemente quise ser precavido”, comentó el jugador, en declaraciones recogidas por ESPN.

Esas molestias comenzaron casi igual que lo hizo el encuentro ante Utah. Harden aguantó todo lo que pudo en pista, pero al final él y Mike D’Antoni decidieron que lo mejor era sentarse y no volver a cancha.

Habrá que esperar por si hoy se le realizan pruebas a Harden, aunque todo indica que no debería tener problemas para disputar el siguiente partido, el cual se juega el próximo viernes ante los Clippers y donde los Rockets tendrán que seguir sin el sancionado Chris Paul en pista. De momento, los texanos tienen un 1-3 en este comienzo de temporada.

“Se trata de un proceso. Estamos tratando de crear algo para ser más grandes. Este año sucederá lo mismo que el año pasado”, añadió Harden.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.