¿Están los Rockets perdiendo el ritmo de juego logrado en la temporada regular?

En Houston hay preocupación. No es que les esté comiendo el agobio en este comienzo de playoffs, pero sí que es cierto que el equipo no está con la misma finura que les llevó a dominar el Oeste durante la temporada regular. Y eso genera un cierto estado de alerta, palpable tanto en el vestuario como en el banquillo del equipo.

Mike D’Antoni quiere evitar que la máquina que ha hecho funcionar con precisión suiza durante una cantidad ingente de meses acabe desengrasándose poco a poco, justo cuando el nivel de la competición empieza a subir y cuando se espera que los confirmen sus altas opciones de hacerse con el anillo.

“Ya dije hace un par de meses que no hemos estado jugando muy bien [desde entonces]”, comentó el entrenador durante el día de ayer, en declaraciones recogidas por ESPN. “Este es el motivo por el que me preocupaba lo de hacer descansar a los jugadores, porque puede ocurrir que se pierda el ritmo de juego. [La gente dice que] este tema no importa demasiado, pero la realidad es que sí que importa. De todos modos, estamos donde estamos. Estaremos bien. Lo haremos bien”.

Recordemos que D’Antoni no es amigo de las rotaciones para hacer descansar a sus jugadores. Durante diferentes ocasiones, especialmente tras perder ante los Spurs tras once victorias seguidas, el técnico ha expresado sus dudas acerca de esta estrategia ya que “si no juegan, entonces vamos a perder la ventaja que hemos ido trabajando en estos 80 partidos, y eso es algo que nos asusta. Hay que jugar. Hay que lograr ritmo de competición y eso hay que tenerlo todos los días”.

Pero, ¿cómo recuperar las sensaciones?

tampoco se ha cortado a la hora de expresar sus dudas sobre el juego actual del equipo. El escolta, consciente de que los Rockets han bajado de 112,2 puntos por cada 100 posesiones en temporada regular a los 106 que están promediando en la primera ronda de los playoffs, cree que deben ponerse las pilas si no quieren llevarse alguna sorpresa en series que se presupone deberían dominar con puño de acero.

“Ha pasado demasiado tiempo [desde la última vez que tuvimos el ritmo de juego de siempre]”, explicó Harden. “De veras que ha pasado demasiado, pero hoy es una oportunidad perfecta para recuperarlo. Es fácil: debemos jugar duro durante todo el encuentro. Los tiros van a darse. Algunos se fallaran, pero creo que si defensivamente subre nuestro nivel en cada posesión, no hay que preocuparse tanto del ataque. Defensivamente, lograremos estar lo suficientemente bien”.