Fin al legado de la familia West en Los Angeles Lakers

Ahora, en el cuerpo de la noticia, podemos deciros que el protagonista del post, cuyo nombre a muchos no os sonará, es Ryan West, y que además de ser hijo (nada menos) que de , lleva trabajando en los (nada menos) que desde 2009: una década entregado a la causa.

A su llegada y durante los primeros meses era conocido, como era de esperar, como “el hijo de Jerry West”, pero con el tiempo, en las entrañas de El Segundo empezó a reconocérsele por su nombre de pila y no tanto por ser el retoño de.

Igualar a su padre es imposible. Y nos referimos tan sólo al trabajo de oficina. General manager del equipo desde 1982, dirigió la franquicia en su periodo más dorado. Los cinco anillos de los ochenta, culpable de intercambiar a Divac por los derechos de Kobe Bryant, culpable de firmar a O’Neal… una leyenda en la cancha y también en los despachos… hoy al servicio del emergente enemigo (Clippers) tras servir al viejo (Warriors) en su camino a la gloria.

Pero –y volviendo al hijo– contar con un padre imparable no debe desmerecer el papel de Ryan en la franquicia, en la que empezó como ojeador en el escalafón más bajo y ha terminado como Director de personal de jugadores, influyendo (sino directamente decidiendo) en varias de sus últimas elecciones del Draft.

Fue él quien dijo que D’Angelo Russell (fruto tardío) cuando todos daban por hecho que sería Jahlil Okafor, y fue él quien convirtió un irrelevante pick 46 en un robo del Draft, escogiendo con él a Jordan Clarkson.

Y ahora, justo cuando la ilusión parece sustituir la insoportable reconstrucción y con unos Lakers casi huérfanos de picks tras el traspaso por Anthony Davis, West Jr. abandona el barco.

¿Next?

Bill Oram, de The Athletic, ha informado que ambas partes han decidido, de manera amistosa, separar sus caminos. Y no necesitamos ni a los rumores, ni a Woj, ni a la bruja Lola para malpensar. ¿Se unirá a continuación a los Clippers de Leonard y George junto con su padre? Esta idea es un corolario automático en nuestras mentes, pero aún nada de esto ha sido confirmado y ni siquiera planteado. No obstante, el divorcio llega a mitad de verano, con el training camp en lontananza y con todo agosto y septiembre por delante.

De su legado como ojeador durante una década sólo le sobrevive en Lakerland un pick tardío pero con madera de All-Star que ha sido elegido como el ideal para acompañar a LeBron James y Anthony Davis en una nueva cruzada hacia el título: Kyle Kuzma.

(Fotografía de portada de Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Antonius Cleveland se gana un contrato dual con Dallas