Final de temporada de récord de Damian Lillard


Que el final de temporada de Damian Lillard ha sido escandaloso es algo que no escapa a nadie, pero las cotas alcanzadas por el base han llegado a niveles históricos. En los tres últimos partidos, el de los Blazers ha logrado anotar 154 puntos (51,3 de media), lo que supone la cifra más alta firmada por cualquier jugador en los tres últimos partidos de una temporada regular. Es más, la distancia con la segunda marca es bastante amplia, pues le siguen, empatados a 128 tantos, Dominique Wilkins en la temporada 85-86, Michael Jordan en la 86-87, y Kobe Bryant en la 05-06

Es cierto que este puede ser un dato un tanto específico, pero no por ello deja de resultar bastante significativo. Si bien muchas veces las grandes estrellas llegan a estos últimos choques sin nada en juego, lo que no les fuerza a buscar grandes proezas sobre la pista, este no siempre es el caso, y no son pocas las veces en las que algunos equipos necesitan el 110% de sus mejores jugadores incluso en los últimos encuentros del campeonato. No hay duda de que el despliegue de Lillard ha sido histórico, y este dato, aunque anecdótico en parte, lo engrandece aún más.

El encuentro anterior a esta magnífica racha fue ante los Clippers, choque en el que Dame erró dos libres decisivos en los últimos segundos y fue protagonista de un cruce de declaraciones con Paul George y Patrick Beverley, por lo que no es difícil trazar una línea entre dicho varapalo y la explosión anotadora posterior. Sin embargo, el base negó que esto hubiese tenido demasiada influencia, y afirmó que ha sido el reciente fallecimiento de su primo lo que le ha servido como motor.

Más allá de los números

Con todo, limitar a Lillard a sus números supone quedarse corto. Su liderazgo, tanto sobre la pista como fuera de ella, trasciendo lo meramente estadístico y le convierten en un icono de su franquicia y en alguien en quien sus compañeros saben que siempre pueden confiar. Ya demostró el año pasado estar capacitado para llevar a Portland mucho más lejos de lo esperable, y con la consecución del octavo puesto, que se antojaba impensable al llegar a Orlando, ha vuelto a demostrar que son pocos los retos demasiado grandes para él.

(Fotografía de portada: Pool/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.