Gregg Popovich y Becky Hammon, en pie ante el himno


El entrenador de San Antonio ha asegurado que deja en la intimidad el motivo por el cual no se arrodilló al sonar el himno de Estados Unidos

Una de las imágenes de este regreso a la competición en la burbuja de Orlando es ver a los miembros de los equipos (jugadores y staff técnico) arrodillados en el momento que suena el himno de Estados Unidos en señal de protesta por la situación de racismo que se vive en el país. No es algo obligatorio; es más, la norma de la NBA indica que no se puede hacer, pero Adam Silver ha dado permiso. Pese a ello, anoche sorprendió que tanto Gregg Popovich, entrenador de San Antonio Spurs, como su asistente, Becky Hammon, optasen por escuchar el himno en pie; eso sí, luciendo las camisetas Black Lives Matter que todos llevaban.

Nada más concluir el partido, el head coach de la franquicia de Texas fue cuestionado por lo visto antes de empezar el partido contra Sacramento Kings. Popovich se limitó a comentar que todos son libres de elegir qué desean hacer al respecto. “Prefiero guardar esto para mí mismo. Todos tienen que tomar una decisión personal. La liga ha estado genial al respecto; todos tienen la libertad de reaccionar como quieran”, ha comentado en declaraciones a Marc Stein de The New York Times.

Lo cierto es que ver a Popovich hablando de política es algo corriente. A principios de junio dijo sobre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que “es un idiota trastornado“. Días después, en plena ola del movimiento Black Lives Matter, aseguró que el racismo es el motivo de muchos de los problemas que existen en el país. Y horas antes del partido se expresaba así a Jeff McDonald de San Antonio News-Express.

“Es lógico y prudente intentar mantener el impulso para así continuar en el primer plano. Lo vivido es una vergüenza nacional. Nos impide ser el país que deberíamos ser, el país que se nos prometió a todos. Nada podría ser más conmovedor que tener a todos los equipos con este nivel de compromiso en sus declaraciones y haciendo saber a todos que esto tiene que cambiar… y no solo un poquito”, declara dejando claro que por un lado está su apoyo a la lucha contra el racismo y por otro sus motivos (de índole personal) para no arrodillarse ante el himno.

(Fotografía de Kim Klement – Pool/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.