Howard y Calderón revitalizan a Atlanta para igualar su serie

La parte alta del cuadro del Este es tierra de contrastes. Si la serie entre Boston y Chicago cuenta sus partidos por victorias visitantes, la que enfrenta a Atlanta y Washington por ser su rival en segunda ronda es de dominio puramente local. Los lograron en casa su segunda victoria consecutiva frente a los por 111-101, en un partido sin tanta tensión como se prometía, pero con dos jugadores de sobrada experiencia como y que acabarían siendo clave.

Revolución de veteranos


El pívot, quien no ha tenido un emparejamiento fácil contra su ex-compañero y aún amigo Marcin Gortat, se redimió con sus mejores minutos de la serie. Una enorme primera mitad (14 puntos y 11 rebotes, de sus 16 y 15 totales) dieron alas al juego interior de Atlanta, con un Paul Millsap que tardó en entonarse. El otro héroe fue el base español, quien tomó el mando del equipo en el momento más complicado del partido para sus Hawks.

A 2:29 del final del primer cuarto, Dennis Schröder cometía su tercera falta, con los Wizards 11 abajo. Al descanso, los Hawks mandaban de 9 puntos. Gran parte de este cambio radical llegó por José Manuel Calderón, controlando a la perfección el ritmo del partido, más sosegado de lo que a Washington le gustaría. El base terminaría con 10 puntos y 5 asistencias, pero su importancia en los mejores momentos de Atlanta fue más allá de sus números.

Final más convencional


En la segunda mitad, los Hawks volvieron a sus armas normales. Dennis Schröder (18 puntos tras el descanso) y Paul Millsap (19 puntos, 9 rebotes y 7 asistencias) controlaron los mejores momentos de los Wizards, que nunca volverían a ponerse por delante pese al intento de su eficaz pareja exterior.

Bradley Beal (32 puntos) y John Wall (22 puntos y 10 asistencias) llevaron el peso exclusivo de Washington. Entre ambos llegaron a colocarse a un punto con menos de 8 minutos por jugarse, pero Millsap primero y Schröder después, acabaron sentenciando ante la alegría de la afición de Atlanta, invitada de honor al resurgir de un equipo que empezó la serie con un 2-0 en contra.

Máxima igualdad


De vuelta a Washington con 2-2, los Hawks llegan con inmejorables sensaciones, controlando la batalla psicológica en la que los Wizards parecían sentirse cómodos al principio y con sus mejores jugadores siendo desequilibrantes. Con John Wall y Bradley Beal también en buena forma, el ganador puede decidirse gracias a los secundarios. En Atlanta, Dwight Howard y José Manuel Calderón lo hicieron más fácil para su equipo.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Golden State deja un primer cuarto para la historia

Los Warriors barren a Portland con una exhibición ofensiva

Siguiente