El incierto futuro de Tavares en Cleveland

Los 24 minutos que jugó ante los Raptors, en el último encuentro de la liga regular 2016-17, pueden ser los primeros y los únicos que el pívot dispute con los Cavaliers. Tras ese duelo, donde Tyronn Lue reservó jugadores de cara a los playoffs y donde Tavares firmó unos buenos 6 puntos, 10 rebotes y 6 tapones, el center se rompió la muñeca y causó baja para toda la temporada.

Tavares había llegado a Ohio para reforzar al equipo en los entrenamientos, tras el fiasco de Larry Sanders, y quizá encontrar alguna oportunidad en la post temporada. Antes, había sido pieza fundamental en el título de la G League conquistado por los Raptors 905. Jugador Defensivo del Año en esa competición, Tavares ponía un buen broche a un curso que había comenzado con su despido por los Hawks.

El contrato que le firmaron los Cavaliers de cara a los playoffs era multianual, con apenas 5.000 dólares garantizados, lo correspondiente a su único partido disputado, y 3 millones no garantizados entre la 2017-18 y la 2018-19.

Las Vegas Summer League y la salida de Irving

Recuperado de su lesión, fue parte del plantilla de los Cavaliers en esta competición estival. Empezaba así un trabajo duro por delante para ganarse un puesto final en la plantilla de Cleveland. Pero la petición de traspaso de empezó a torcer los planes del interior. La llegada de Derrick Rose y la salida final del base, rumbo a Boston, trajo a , Jae Crowder y a Ante Zizic. Salía una pieza y entraban tres en una plantilla pagadora del impuesto de lujo y con los puestos muy limitados

Contrato no garantizado

Sin contar la contratación de , porque tiene un acuerdo dual y a efectos de límite de jugadores en plantilla no suma, los Cavaliers presentan a primeros de septiembre  17 nombres para 15 fichas. Sobran, de momento, 2. Y Tavares, junto con Kay Felder, no dispone de acuerdo garantizado. De hecho, el de Cabo Verde lo tiene peor que su compañero, porque Felder sí tiene garantizados algo más de 400.000 dólares para la 2017-18, algo que no sucede con Tavares, quien de los 1,4 millones de dólares firmados en su día con vistas a la próxima temporada, no posee nada de esa cantidad garantizada, lo que puede ser decisivo para Cleveland a la hora de decidir a quién cortar, más teniendo en cuenta que es ya un equipo pagador del impuesto de lujo.

Mucha pelea por tanto para Tavares en este mes de pretemporada, mucha incertidumbre, y la dificultad clara de entrar con contrato en la 2017-18. Aunque la vía del two-way contract, para la que queda una plaza, se asoma como una solución intermedia para el futuro del pívot.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Previa NBA 2017-18: Los Angeles Lakers

Paul Pierce entierra el hacha con Ray Allen

Siguiente