Inútil repóker del Jóker; ganan los Kings


Partidazo. Partidazo de los Sacramento Kings por un lado y de Nikola Jokic por otro. Los primeros por un gran despliegue de baloncesto donde no faltaron protagonistas, y el segundo por acapararlo absolutamente todo en el último periodo para impedir que su oponente se escapase una y otra vez en el marcador, hasta llegar, para ello, a los 50 puntos (carro de 20 de 33), récord personal en anotación en un jugador que va lanzado hacia el MVP aunque no esté ni entre los tres más votados para el All-Star.

Finalmente y a pesar de la exhibición, lo coral pudo a lo individual (114-119), permitiendo que Sacramento enlace su tercer triunfo consecutivo (y sexto de los últimos siete) y dé por superado definitivamente su bache, volviendo a colocarse en zona de play-in del Oeste.

Ambos entrenadores apostaron esta noche por rotaciones cortas de ocho jugadores, algo que se notó especialmente por el bando de los Denver Nuggets, pues con la ausencia de Jamal Murray y en uno de esos partidos donde Michael Porter Jr. no se encuentra ataque (3 de 11 en tiros), tuvo que ser el serbio quien tirase del carro, y así lo entendieron sus compañeros que no cesaron en servirle balones al poste todo facilitándole los aclarados, alimentando la pesadilla de Holmes y Whiteside, a ratos impotentes.

Hay equipo en Sacramento

Por los Kings destacaron Harrison Barnes (28 puntos y un martillo pilón desde el triple), De’ Aaaron Fox (24 tantos y clave en el clutch), Richaun Holmes (21 puntos, enérgico en defensa y un floater de tres metritos de lo más eficaz para sumar puntos fáciles) y un Tyrese Huliburton que, saliendo de sexto hombre, se lo va a poner complicado a cualquiera que pretenda arrebatarle el Rookie del Año… porque madre mía cómo juega el novato. Anoche 23 puntos, 6 asistencias y destilando una confianza impropia en un jugador de primer año pero que ya empieza a no sorprender en él.

«Es el trabajo duro lo que nos ha permitido dar la vuelta a esta situación», decía Luke Walton tras el encuentro, recordando aquel balance de 5-10 que ya hizo pensar a mucha gente en otra temporada perdida por los californianos. «El grupo ha continuado creyendo en sí mismo y en lo que estamos construyendo».

«Son un equipo con un grana ataque y extremadamente bien entrenado», afirmó Barnes por su parte respecto al encuentro y su rival. «Asegurarnos de que nuestra ofensiva fluya para obtener los réditos de la defensa, es imprescindible».

Y así es que casi todos (salvo Marvin Bagley III, cuyo estilo no termina de despuntar en unos Kings que mandan poco balones a la pintura para el juego de espaldas y apuestan por una circulación rápida y de tiros abiertos… y por supuesto a un Jabari Parker que sigue sin debutar este curso) están encontrando su sitio en el equipo, lo que permite que noches aciagas de su mejor tirador (0 de 9 en triples de Buddly Hield) mientras Jokic encadena en el último cuarto un 3 de 3 desde el long range, permita no desesperar a un equipo que cada vez encuentra más formas, y mas distintas de anotar, huyendo así de cualquier dependencia, como a veces sí ocurre con estos Nuggets, donde el pívot europeo es absolutamente vital.

Hampton aprovecha sus minutos

Por nombrar a otro además de Jokic en Colorado aunque todo el encuentro girase en torno a él, Mike Malone premió ayer con 28 minutos a R.J. Hampton (hasta ahora no había enlazado más de siete), ese novato que está pasando casi desapercibido a pesar de que hace un año apuntó por momentos a altísimo pick del Draft (puesto 24º finalmente), pero que ayer cuajó un partido notable, con 7 puntos y 10 rebotes, cargado de intensidad.

Mientras, Bol Bol, vio desde el banquillo que sus minutos volvieron a quedarse a cero.

(Fotografía de portada de Michael Reaves/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.