Irving no piensa que Marco Belinelli le hiriera a propósito


Durante el encuentro que los Celtics disputaron ante los Spurs en Nochevieja, Kyrie Irving sufrió una abrasión en la córnea que le ha llevado a perderse unos cuantos partidos. La acción se produjo en un lance con Marco Belinelli, cuando al luchar por un rebote, el jugador italiano impactó a Irving en el ojo. Aunque el base de Boston consiguió volver a la cancha para acabar el partido, lo cierto es que la lesión ha revestido más gravedad de lo que parecía en un primer momento.

Preguntado sobre este hecho, Irving ha querido restarle trascendencia, afirmando que son cosas que pasan cuando uno lucha por un rebote. “Cuando se produce el rebote ofensivo, mis ojos como que se agrandaron para poder ir a cogerlo, pero ahí fue cuando me cazó. Veo como la bola sale despedida del aro, mis ojos están bien abiertos, él aparece y me caza. Pero está todo OK”, afirmó.

“He mirado varias veces la acción, para ver si había mala intención o no, pero no creo que la haya. Vamos a dejarlo pasar. La verdad que me golpeó duro, así que me alegro de haber podido descansar unos días”, señaló Irving, justo después de entrenarse con el resto de sus compañeros en la mañana del domingo, lo que indica que su estado es mucho mejor que el martes.

Una lesión en los ojos es tremendamente molesta, pero Irving cree que estos “ya están bien. Me gano la vida empleando mis ojos. Evidentemente lo hago con mi cuerpo entero, pero mis ojos son básicos para poder jugar. Tras el golpe, los sentía hinchados y me molestaba la luz”.

(Fotografía de portada de Ethan Miller/Getty Images).


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.