Jared Dudley, en contra de jugar una temporada de 50 partidos


La negociación entre NBA y Sindicato de Jugadores para acordar la fecha de inicio de la próxima temporada, entre otros asuntos, no termina de ir por buen camino.

Sobrepasada la primera fecha límite (30 de octubre) ahora se han dado hasta el 6 de noviembre para llegar a un entendimiento; sin embargo, más que acercar posturas parecen estar presionando desde ambos lados del ring para llevar al otro a la lona. La postura de la Liga está clara. Con los socios televisivos como principal precursor, empezar el 22 de diciembre y acabar antes de los Juegos Olimpicos de Tokio (jugando 72 partidos de temporada regular) es el escenario deseado. ¿Qué ocurre? Pues que los jugadores no están por la labor.

Hace días conocimos que un importante grupo de jugadores estaba presionando para establecer la fecha de apertura de la próxima campaña en el 18 de enero, día de Martin Luther King. Tal movimiento supondría un mes de demora que según la NBA provocaría pérdidas y una regular season aún más reducida; y es que estaríamos hablando de la disputa de 50 partidos antes de dar comienzo los playoffs.

La NBA ha informado a los jugadores de esta situación en lo que prácticamente se han entendido por estos como una advertencia, ya que cuantos menos partidos se disputen menos percibirán salarialmente. Los jugadores entienden esta sencilla fórmula matemática, pero no tanto que hasta hace semanas el propio Adam Silver diese por hecho que como muy pronto se iniciaría el nuevo curso en enero, y que ahora resulte indispensable que sea en diciembre. Jared Dudley, flamante campeón de la NBA con Lakers, así lo expresa.

“No se pueden jugar 50 partidos. Tiene que ser un mínimo de 72. La verdadera pregunta es: ¿qué ha cambiado en una semana? La liga no ha parado de insistir con enero y enero… Todo el mundo sabía desde hace meses lo importante que era la Navidad y los Juegos Olímpicos a finales de julio. ¿La televisión se ha dado cuenta ahora?”, recalca en Twitter.

Poco hay más que decir a parte de esperar que acaben encontrando un punto común para que la temporada pueda empezar. A diferencia de anteriores lockout, en esta ocasión el tema económico no solo trasciende a lo que se pueda perder en la demora, sino también una vez se reanude el curso. Encontrar un equilibrio entre la salud de los jugadores –algunos dejaron de jugar hace menos de un mes– y las necesidades financieras de la NBA es el objetivo.

(Fotografía de Michael Reaves/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.