Joerger le abre las puertas de la rotación a Yogi Ferrell

La pieza exterior, incorporada en verano, disfruta este curso de menos oportunidades de las previstas. Pero esa realidad puede haber cambiado

ha pasado de todo. Él lo sabe mejor que nadie. No fue parte del Draft de 2016 tras salir de la Universidad de Indiana y aunque se ganó minutos en la NBA, fue despedido pronto de los Nets a poco de arrancar la 2016-17. Luego, tuvo su momento, tan periodístico y americano como fue la Yogimania, con el base haciendo furor a principios de 2017 en los Mavericks y garantizándose un contrato de curso y medio con Dallas, hasta junio de 2018, tras reventar con un acuerdo inicial de 10 días.

Llegados a ese verano de 2018, Ferrell aceptó en primera instancia la oferta de los Mavericks, de 5,3 millones por dos cursos, aunque luego se echó atrás para coger un poco más de dinero en Sacramento. Los , que querían construir un plantel joven, le ofrecían casi 6,2 millones de dólares por dos cursos también, 3,0 millones de cara a la 2018-19 y 3,15 millones, aunque no garantizados, para la 2019-20.

Así que Ferrell puso el freno de mano porque según su agente se sentían “incómodos” con la propuesta de Dallas y tenían que ponderar sus opciones.

Joerger le va a dar una oportunidad

Ferrell pasó a formar parte de estos ilusionantes Kings, que ahora a mediados de diciembre son octavos del Oeste, para sorpresa de muchos. Sin embargo, el base de Indiana no tiene tantos motivos para sonreír, al menos hasta anoche. Aunque empezó bien el curso, con dos titularidades en los dos primeros partidos y parte activa de la rotación, empezó a ocupar las profundidades de la misma después de dos semanas y para él solo quedaban, generalmente, los minutos de la basura de duelos ya sentenciados. Y eso, con mucha suerte, porque en otras ocasiones ni saltaba a la pista.

Es como si se hubiera olvidado de él completamente para dar más cobijo a . Hasta la noche del miércoles, cuando en el show de triples de los Kings ante los Timberwolves, el técnico de Sacramento dio pista a Ferrell, concretamente 16 minutos largos. No jugaba tanto el exterior desde hacía un mes. Y no jugaba tanto en partidos sin decidir desde mucho más tiempo. Ferrell respondió a esa confianza con un 4/4 en triples y 17 puntos, su mejor trabajo del curso.

Su presencia contra los T-Wolves en la parte activa de la rotación no fue algo puntual, sino que respondía a un plan del propio Joerger, como declaró tras el partido. “Quiero verle y para él era importante saber que va a jugar 10 partidos seguidos. Importante para que tuviera claro que si esta noche no jugaba bien, no pasaba nada. Le voy a dar 10 partidos y le voy a evaluar desde ahí”.

Ferrell, que ha pasado de jugar 27,8 minutos por duelo con Dallas en la 2017-18 a 12,4 en Sacramento en la presente temporada, venía de no jugar nada contra los Bulls. “Siempre va a haber una oportunidad y lo que importa es lo preparado que estés para ella”, señaló el miércoles, acostumbrado a estas idas y venidas del baloncesto profesional. Ahora, al menos va a acabar el año como parte importante de unos Kings que funcionan.

“Me quito el sombrero por la profesionalidad de Ferrell, por estar listo para la oportunidad”, apuntó un Joerger que va a confiar en él. “Es lo que predicamos a nuestros jóvenes: estad listos, estad listos, estad listos”.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Michael Jordan, sobre las collejas a Malik Monk: “Fue un gesto cariñoso”

Parker tiene pie y medio fuera de Chicago

Siguiente