Kyle Kuzma cree que sería All-Star con un rol consistente


Kyle Kuzma ha completado los primeros cuatro años de su carrera en la misma ciudad pero su función en el equipo ha variado enormemente temporada tras temporada. Cuando Los Angeles Lakers lo seleccionaron en la 27ª posición del draft de 2017 disfrutó de una gran cantidad de minutos y prácticamente barra libre para encarar el aro.

Pero a medida que a un equipo que había completado un lustro a la deriva se fueron incorporando los nombres de LeBron James y Anthony Davis, este privilegio inicial fue menguando progresivamente hasta un rol mucho más secundario. El propio Kuzma profundizaría en ello antes de comenzar el curso 2020-21. “Mi rol ha cambiado cada año. Así que he tenido que adaptar mi juego y encontrar la manera de incidir en el juego de diferentes formas, mucho más que otros jugadores en una trayectoria similar. No tengo ni idea de cuál será mi rol ahora”, declararía en diciembre del pasado año.

El ascenso de la franquicia oro y púrpura a la condición de contenders lo relegó al banquillo. Se vio obligado a trabajar en facetas como el rebote y la defensa pero solo recuperó la titularidad cuando los problemas físicos de sus compañeros se lo permitieron. Así, los 16,1 y 18,7 puntos de sus dos primeras campañas dieron paso a una cifra inferior a los 13 en las dos últimas. El desenlace en los presentes playoffs fue aun peor: tan solo 6,3 tantos por velada.

Apenas unos días después de aquellas palabras cerraría su renovación con los Lakers por tres años y 40 millones de dólares. El jugador interpretó este acuerdo como una demostración de confianza por parte de la franquicia. Previamente, LeBron James había apostado por él como candidato a mostrar un gran salto cualitativo.

Sin embargo, su escenario personal se mantuvo en el sendero de la incertidumbre y la incomodidad. Tras cuatro años en la NBA, Kuzma exige para sí una mayor consistencia y poder ofrecer, así, su mejor versión.

“Lo más importante que necesito es desempeñar un papel constante”, afirmó el jugador para el medio Bleacher Report. “Si tengo esa oportunidad podré demostrar lo que realmente puedo hacer. Hubo momentos este año en los que he tenido cierta constancia. Y en ese escenario es cuando soy bueno.”

De hecho, Kuzma confía mucho en sus posibilidades y se ve capaz a sí mismo de situarse entre la élite de la NBA si un equipo es capaz de ofrecerle una estabilidad en minutos y funciones en pista. De forma más concreta, el jugador de los Lakers afirmó que cree que puede promediar 25 puntos por encuentro y ser elegido All-Star.

“Definitivamente puedo”, continuó. “Lo creo. No me importa lo que nadie piense o diga al respecto. Me conozco a mí mismo y conozco mis capacidades. Es difícil ser consistente con un rol inconsistente. Estoy ilusionado ante la posibilidad de poder conseguir un papel así.”

Un planteamiento que, dentro de un entorno y circunstancias adecuadas, no se presenta descabellado. Kuzma promedió casi 19 puntos por encuentro en su año sophomore en una muestra de 33 minutos. En las últimas dos temporadas ha desarrollado otras facetas de su juego, por lo que una franquicia con un menor elenco de estrellas podría ofrecerle una mayor regularidad y un escenario positivo para brillar. Algo que, posiblemente, no le ofrezcan los Lakers.

(Fotografía de portada de Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.