La 2020-21 ha sido la temporada con más bajas por lesión de la historia


Si la pasada temporada fue calificada por muchos como un año ‘con asterisco’, la presente no debería ser menos. La sensación general desde su comienzo pasado el ecuador del pasado diciembre ha sido la de presenciar un curso accidentado. Gracias al estudio que ha llevado a cabo Kevin Pelton para ESPN, sabemos que los presagios son certezas. El actual curso NBA ha sido el de mayor número de bajas por partido desde que se comenzó a medir en la 2009-10. La cifra final es de 5,1 ausencias por partido contando los dos equipos, lo cual supone un incremento del 5% con respecto al segundo dato más alto. Estos datos ignoran las bajas causadas por el seguimiento del protocolo sanitario. Si las contase, la cifra sería mucho más abultada.

El segundo punto a tener en cuenta es el ensañamiento que han tenido los problemas físicos con las grandes estrellas de la liga. Localizado sobre todo en Brooklyn Nets y Los Angeles Lakers. Las cifras también secundan esta premonición, pues los jugadores All-Star se han perdido en conjunto 370 partidos de 1944 posibles, representando un 19% del total. El número excluye a jugadores como Gordon Hayward, LaMelo Ball o Jamal Murray, que no han sido All-Star pero que claramente son estrellas de sus equipos y se han tenido que perder decenas de encuentros.

Las razones de este incremento histórico se han dejado ver durante el transcurso de la competición. La condensación de partidos, la falta de entrenamiento, los continuos viajes y la falta de sueño han provocado un estrés muy por encima de lo normal a los jugadores y cuerpos técnicos. Tanto a nivel físico como mental. La mayoría de las declaraciones de personal de las franquicias que recoge el artículo redactado por Baxter Holmes a raíz del estudio reman en la misma dirección. Nada nuevo si se repasan las ruedas de prensa concedidas durante todo el curso.

Discrepancias desde la cúpula de la Liga

Sin embargo, la NBA se niega a aceptar que haya sido una temporada más accidentada de lo normal en el apartado lesivo. David Weiss, vicepresidente senior de la Liga, ha asegurado que los datos son “virtualmente iguales que los de otras temporadas”. En su teoría, muchas de estas bajas tienen su origen en la cautela de las franquicias. La falta de reposo natural mencionada habría provocado que los equipos tomasen un extra de precaución. Especialmente con sus estrellas.

Este pensamiento lo corroboran gestiones como la de James Harden o Anthony Davis, en las que las organizaciones han admitido tomar todas las precauciones posibles. Lo innegable es que la condensación de partidos ha hecho que los jugadores lleguen al tramo final con más peso físico sobre sus cuerpos que lo que acostumbran. De hecho, ambas estrellas de Nets y Lakers han recaído de sus lesiones en postemporada, aderezando unos playoffs que hasta el momento no tienen nada que envidiarle a la temporada regular en tan lamentable estadística.

(Fotografía de portada de Christian Petersen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.