La Ceja se estrena con doble-doble en casa del subcampeón

lanza en transición, falla, y palmea para anotar la primera canasta del partido. Ya están aquí. Y son reales. Las hojas de los árboles caen y uno de los tres dúos más esperados de la próxima NBA por fin emerge.

Tras no poder ver ni a Leonard ni a George en el debut de pretemporada de L.A. Clippers y tan solo disfrutar de Harden, picándosela a sus anchas en ausencia de Westbrook, su nuevo compañero de backcourt, por Houston Rockets, los , en cambio, sí han tenido la oportunidad y el gesto de encandilarnos con todo su repertorio a la primera ocasión.

Salida de tacos absolutamente estelar, con LeBron James, Anthony Davis, JaVale McGee, Danny Green y un Avery Bradley que partió de titular ejerciendo de base (sobre el papel, pues las posesiones partían de LeBron), empujando al connatural, Rajon Rondo (quizás el playmaker más puro de la liga), a líder de la segunda unidad, y ya generando el primero de los debates, sobre si esto se limita a experimento de preseason o tiene tintes de ser el preámbulo de un esquema netamente defensivo con el que Frank Vogel plantea arrancar la temporada.

Conexión Pelicans

En todo caso, –es pronto para detenerse en esas tertulias– ¿quién rodeaba a Rondo en la segunda línea de vanguardia? Pues principalmente Kaldwell-Pope, Troy Daniels, Demetrius Jackson, Devontae Cacok (Ex-10) y Dwight Howard, el mayor interrogante, este último, de entre las flamantes adquisiciones de Rob Pelinka realizadas en verano. No obstante, fue la mezcla con la primera unidad lo que más benefició a Rondo y al espectáculo en sí. Su conexión con Davis, sinapsis nacida en NOLA, se hizo notar –y con belleza– más de una vez a lo largo de la velada.

Tampoco faltaron los minutos para Alex Caruso –el gran underdog de la línea de creación de los Lakers–, el novato Norvell Jr. (contrato dual) o incluso para David Stockton (hijo de John… hablando de bases puros), que alcanzaba ayer mismo un acuerdo para la pretemporada y apunta a año híbrido en la G League.

A la cita, con cartel de titular y único capaz de condicionar de forma directa el cinco inicial, sólo faltó Kyle Kuzma, baja por problemas en el tobillo. Por lo demás (y a excepción de Jared Dudley Quinn Cook, también con molestias) rotación de gala. ¿En frente? Rival de gala también, aunque con asteriscos. Asteriscos que van a extenderse, mínimo, hasta el All-Star.

Todavía un boceto

Los vigentes supcampeones de la NBA recibían a uno de los dos máximos aspirantes a sustituirles como el Godzilla del Oeste sin Kevin Durant ni Klay Thompson. Dos de la terna que los hacía repetir como favoritos a cada arranque de los tres últimos meses de octubre.

Estaban y Draymond Green para hacer los honores, pero poco más. Siempre podrán escudarse en que se trataba de un partido amistoso, el primero además, con el motor apenas haciéndose al ralentí. El caso es que el partido empezó con un 11-0 en contra, y el Chase Center (adiós al Oracle) no pudo celebrar la primera canasta de su equipo hasta cumplidos los cuatro minutos de juego. Fue Curry (quién sino) a pase de D’Angelo Russell… la gran esperanza para que GSW siga sosteniéndose en primera línea de parrilla.

Sin embargo, este primer asalto oficioso fue, claramente, para los angelinos, que hicieron su primera muesca merced a un 123-101 y en el que brilló Davis con su primer doble-doble de 22 puntos y 10 rebotes (la mitad ofensivos), y estuvo muy bien James (más delgado… se le nota) tras el verano más largo de su carrera, con 15 puntos y 8 asistencias.

Gran noche también para McGee, que parece un fijo en el quinteto con el objeto de dar libertad total de movimientos a Davis, y que no por ello desmereció en la estadística, también con 10 puntos y 13 rebotes. Desde el banquillo Caruso conseguía dobles cifras con 11 tantos, y Daniels firmaba el mejor +/- de la noche con un +18 y 14 puntos en lo personal. Howard, por su parte, abre las puertas a esta segunda etapa con buenas sensaciones, rozando también el doble-doble: 9 puntos y 9 capturas.

En frente, Steve Kerr daba la titularidad a Omari Spellman, fichaje proveniente de Atlanta, como ala-pívot, dejando a Green como big men en un acentuado esquema small ball y sufriendo la escasez de centímetros de lo lindo. Bastante desastroso todo, la verdad. Solo Curry (que, como anécdota, provocó las risas y el desconcierto con un airball de 12 metros a los 22 segundos de partido), con 18 tantos, dio la cara. Green, 17 minutos en cancha, se quedó en cero puntos y 4 asistencias, y D’Lo no tuvo el debut soñado que sí vivieron varios de los de enfrente. Aro minúsculo, 2/9 en tiros, sólo 4 puntos y un -19 en los 18 minutos que duró su premier. Todos los mecanismos por asentar.

Bien los rookies

Mckinnie cerró el quinteto titular reservando las mejores noticias para el banquillo. Jordan Pool, la apuesta de primera ronda de los Warriors en este pasado draft, estuvo fino y valiente, con 17 puntos y 4 triples en 11 tiros a canasta. Eric Paschall, el otro novato (este de segunda ronda) anotó 11, y Marquesse Chris, en su reválida para esquivar el bust, 8 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias en solo 14 minutos.

Sonríe LeBron

Y al final de la noche, LeBron, como no, encantado. Comparte taquilla con quien, desde que llegó a L.A., siempre quiso. “Ha estado genial desde el primer minuto de partido, solo por su presencia en el lado ofensivo a la hora de obtener posesiones adicionales con sus rebotes en ataque. Hizo además como cinco mates en la primera mitad. Y muy comunicativo en el lado defensivo. Es un jugador muy cerebral. Ha sido un gran comienzo para él”.

“Estamos tratando de ayudarnos unos a otros. Cuanto más podamos hacer eso, más fácil serán los partidos para nosotros y nuestros compañeros de equipo”, manifestó la Ceja.

Vogel, como era de esperar, se conformó con hacer lucir al dúo durante el primer tiempo, dándole pleno descanso en el segundo y cumpliendo así con la lógica de la fase de rodaje y acondicionamiento. Pero el rendimiento fue total. “Es un monstruo”, afirmó sobre AD, “Va a ser muy difícil pararle teniendo en cuenta quiénes le rodean. Estoy emocionado solo por pensar de lo que va a ser capaz, y los fans de los Lakers deberían estarlo también”.

“Vamos a probar y a mezclaros en cada encuentro de pretemporada e incluso cuando arranque el curso”, decía Vogel sobre su rotación y vertiendo así cierta luz sobre esta incógnita”. Todos los muchachos van a tener sus oportunidades. La preseason es, precisamente, para probar todas las combinaciones”.

(Fotografía de portada de Ezra Shaw/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Locura por Zion: 10.000 personas en su primer entrenamiento con Pelicans