La llegada de Onyeka Okongwu dispara el optimismo en Atlanta: “Es una bestia”


Los Hawks se dieron de bruces esta pasada madrugada contra una sorpresa probablemente inesperada. Después de muchos rumores, especulaciones y negociaciones infructuosas, el general manager Trevis Schlenk utilizaba su pick 6 en Onyeka Okongwu, uno de los mejores prospects interiores de todo el draft.

Si bien disfrutaban de una selección bastante alta, no esperaban que el producto de la Universidad de South California cayera más allá del pick 5, teniendo en cuenta el gran interés que había despertado, principalmente, en Charlotte.

Curiosamente, el propio Schlenk nunca había podido presenciar in situ las numerosas virtudes del rookie. El destino quiso que una lesión lo apartara de las canchas durante tres partidos. Uno de ellos había sido marcado en el calendario por el directivo, quien se propuso esperar hasta marzo para hacer otro intento. Sin embargo, la pandemia por el COVID-19 echó al traste la competición universitaria y Schlenk se quedó con las ganas de ver a Okongwu en acción.

Ahora, el jugador afronta la recuperación de una pequeña fractura en el pie que no le impedirá comenzar el nuevo curso. Así lo atestigua el propio cuerpo médico de los Hawks, quien exigió ver el resultado de las resonancias magnéticas a las que ha sido sometido. Una demostración más de lo difícil que ha resultado para los distintos cuerpos ejecutivos y técnicos el tomar una decisión sobre qué jugador seleccionar en el draft.

Pese a todos los obstáculos enfrentados, Okongwu ha demostrado estar preparado para este nuevo reto. Su producción en la NCAA con apenas 19 años fue impresionante: más de 16 puntos por velada con una media de diez intentos a canasta, 2,7 tapones y 1,2 robos. Y mejor aún, su esfuerzo, entrega e intensidad sobre la cancha correspondían más a un séptimo partido de unos playoffs que al de un compromiso universitario más. Algo que valoran mucho en Atlanta, sobre todo en el aspecto defensivo. Durante el curso 2019-20, los Hawks permitieron más de 119 puntos por partido, la peor marca de la liga. Una carencia sobre la que esperan que el novato incida muy positivamente.

“Mejorar la defensa es importante para nuestro grupo”, señaló Schlenk en una entrevista con The Athletic. “La base de una defensa es tu hombre alto. Son una especie de mariscal de campo defensivo. Están en la línea de fondo. Ven todo y tienen que hablar con todos. Cuando hay alguna fuga, tienen que aparecer y neutralizarla. Esa es su fortaleza. Una fortaleza muy valiosa en la NBA. Va a ser un buen reboteador y un gran protect-rim. Tiene un buen movimiento de pies y va muy bien a la cobertura del pick-and-roll. Es muy instintivo. Todos los que han jugado contra él dicen que es una bestia”.

Después de iniciar el pasado curso con un front-court bastante endeble, los Hawks disponen ahora de un juego interior muy versátil y contundente. Además del recién llegado, Clint Capela y John Collins apuntan a erigirse como los principales rostros de la pintura; mientras que Bruno Fernando y Dewayne Dedmon liderarán la segunda unidad. Pese al gran número de perfiles altos, desde The Athletic señalan que en Atlanta se encuentran cómodos en esta situación. Así, contarían con todos ellos pese a los rumores que han visto la luz, principalmente en referencia a Collins.

Ahora, la atención de los Hawks se centrará en una agencia libre en la que prometen ser muy activos. En los últimos días, diversas fuentes han señalado un potencial interés en diversos jugadores como Gordon Hayward, Rajon Rondo y Danilo Gallinari. Del mismo modo, estarían interesados en incorporar a uno o varios tiradores al proyecto.

(Fotografía de portada de Jayne Kamin-Oncea/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.