La NBA actúa: se crean las reglas ‘Pachulia’ y ‘Harden’

Causa y efecto. y son el último eslabón de la causa, y el enroque normativo que anunció ayer la NBA a través de Associated Press, el efecto provocado.

‘La elección’ —nos ilustraba el personaje de Merovingio en Matrix Reloaded— es una ilusión creada entre los que tienen poder y los que no lo tienen. Sea esto o no más o menos cierto, hay una cosa clara: la NBA tiene el poder, y en esta ocasión lo implementa de un modo que puede ser muy beneficioso para los jugadores y para el espectáculo.

La regla ‘Zaza Pachulia’, que ahora pasaremos a explicar, nace popularizada por una única acción en concreto, pero que caló muy hondo en la retina de todos: árbitros, aficionados, médicos y jugadores. La regla ‘James Harden’, por su parte, cuenta con ejemplos mucho más numerosos; a día de hoy no son pocos sus artífices, pero nadie manejaba esta laguna jurídica como La Barba.

Regla Pachulia

Corría el tercer cuarto del primer partido de las Finales de Conferencia entre San Antonio Spurs y Golden State Warriors, y los primeros estaban barriendo baloncestísticamente a los segundos. Apoyados en, quién sino, su mejor jugador, Kawhi Leonard. Entonces ocurrió la desgracia. Una desgracia que sube y baja en grado de voluntariedad según el bando al que preguntes.

La situación, descrita del modo más aséptico, fue que Zaza Pachulia, en la acción de puntear, invadió u ocupó la zona de caída natural de Leonard, quien se encontraba en ese momento lanzando en suspensión; al pisar lo hizo sobre el pie del pívot de los Warriors, lesionándose gravemente y perdiéndose el resto de la serie.

Acciones como esta —de las que Bruce Bowen ya era un artista en su época— podrán tener mayores consecuencias a partir de ahora. “Cuando un jugador ocupe de forma imprudente el espacio que pertenece a otro, los árbitros señalarán falta y utilizarán repeticiones para decidir si ésta debe ser flagrante. Después del partido, la Liga revisará este tipo de jugadas y podrá cambiar también el grado de gravedad de la falta”.

Si esta norma hubiese estado vigente durante los pasados playoffs, Pachulia hubiese sido sancionado con toda seguridad con una falta flagrante.

Otro ejemplo, en esos mismos playoffs, lo tenemo en el que incurrió Al Horford sobre una acción de Marcus Morris.

“Es 100 por ciento por la seguridad de los jugadores”, ha expresado el vicepresidente de la NBA, Joe Borgia.

Regla Harden

Esta otra norma va dirigida especialmente a los listos de la clase. A los listillos, mejor dicho.

En baloncesto, a la hora de pitar una falta personal, se tiene en cuenta qué estaba haciendo el jugador al que le hacen la falta en el momento de la infracción. Si estaba en plena acción de tiro a canasta, la sanción se traduce en tiros libres en lugar del saque de banda tradicional. Y los tiros libres tendrán relación directa con la zona de lanzamiento.

Si no hay “and one”, son dos tiros libres cuando el lanzamiento se produce a menos de 7,25 metros del aro, y tres si se produce a más, detrás de la línea curva dibujada como indicador. Durante la última década Jamal Crawford se había convertido en un auténtico experto en jugadas de cuatro puntos. Las atraía como un imán. Entonces llegó James Harden.

El escolta de los Rockets ha llevado esta ventaja al siguiente nivel. La temporada pasada sacó tajada hasta en 124 ocasiones; pues fueron 124 las faltas a favor que le pitaron los árbitros en secuencias de lanzamientos de tres puntos. Él solo acumuló más faltas de este tipo que cualquier otro equipo de la NBA en su conjunto.

La Liga ha dicho basta. Harden ha convertido el arte del contacto en una mina de tiros de un punto, logrando hacer que coincida el momento de la falta del contrario con la presunta acción de tirar. Así pues, la NBA también ha tomado medidas al respecto, tal y como informa Howard Beck, de Bleacher Report.

“Los árbitros diferenciarán entre las faltas cometidas durante la conducción o mientras se agarra el balón y las faltas realmente cometidas en el ‘movimiento de tiro’. Si el jugador aún no ha agarrado la pelota cuando ocurre el contacto, la falta será común y no de lanzamiento. Además, si los árbitros consideran que el contacto ha sido generado por el atacante o que éste ha atrapado el brazo del jugador rival para crear el contacto, la falta podrá ser señalada como ofensiva. La clave son los tiempos: si el jugador no ha comenzado el ‘movimiento de tiro’ la falta será siempre común y no de lanzamiento”.

Se acabó el chollo.