La NBA estrecha el cerco sobre los descansos y el ‘load management’

Los jugadores sanos solo podrán descansar en situaciones puntuales de partidos disputados como local

Menuda cantinela llevamos, desde que arrancó la temporada 2019-20, con los descansos para arriba y para abajo. El conocido como load management, que tanto estiraron el pasado curso en Toronto y con tan buenos resultados a la postre en la figura de , está viviendo sus días de vacas gordas en la actualidad.

Todo estalló entre finales de octubre y principios de noviembre, cuando Kawhi Leonard se ausentó en dos partidos televisados a nivel nacional en Estados Unidos (ante Utah y Milwaukee), con los Clippers alegando problemas físicos de su jugador y acogiéndose de lleno al científico arte del load management. Como tan bien le fue dicha treta a los Raptors el pasado curso, en la organización angelina también diseñaron desde el verano un programa de descansos y carga paulatina de esfuerzos para su gran estrella. El objetivo, que no llegase fundido al final de la temporada y pudiera destapar sus mejores cartas a partir de abril, cuando llegase el tramo decisivo.

A la no le gustó nada que un gran astro como es Kawhi se borrara del mapa (le borraran) en dos partidos que fueron televisados para todo el país. Hubo intercambio de declaraciones contradictorias y hasta multa a Doc Rivers por un discurso algo confuso, según pudo entender la . El caso es que la Liga ya había legislado al respecto de los descansos de los jugadores en 2017, pero esto del load management (los Clippers aseguraron que Kawhi sufría una lesión en la rodilla y por eso se ausentaba) era algo nuevo y se estaba yendo de madre. Entonces, para seguir cuidando el producto de la mejor manera, la NBA envió el pasado 11 de noviembre un dossier juntando las bases a seguir (de obligado cumplimiento) por todas las franquicias en cuanto a descansos programados en temporada regular.

O sea, que la Liga ha establecido nuevas normas en lo que respecta a descansos de jugadores sanos y load management. Y a ese monográfico detallado tuvo acceso ESPN, que explicó algunos de sus puntos más importantes.

Para empezar, la Liga considerará todo tipo de load management como descanso, no valdrá aducir que un jugador está lesionado y que por eso tiene que ausentarse de un partido si en los días previos y posteriores viene jugando sin problemas una salvajada de minutos; tampoco valdrá la excusa comodín de las últimas semanas sin justificación médica avanzada. Vamos, que si un jugador sano es sometido a descanso voluntario y ese stand by viola cualquiera de los supuestos que recoge la Liga, el equipo en cuestión será multado.

Como local, no televisados a nivel nacional

Los casos en los que los jugadores podrán ser sometidos al descanso programado serán cuando el encuentro no sea televisado a nivel nacional ni considerado de alto interés. Así que si un choque es tasado por la Liga como de expectación alta y es televisado en todo Estados Unidos, estará prohibido regalar descansos a jugadores en óptima condición.

El texto formulado por la NBA añade que los jugadores sanos solo podrán descansar en los encuentros disputados en calidad de anfitrión y que sean televisados en cadenas locales, a no ser que ocurran “circunstancias inusuales”.

No todos a la vez

También estará prohibido que varios jugadores sanos, con densidad de kilómetros en sus piernas, descansen durante el mismo partido, conllevando eso una suspensión por parte de la Liga.

Pruebas médicas

¿Y cómo demostrará un equipo que su jugador está realmente lesionado? ¿Cómo puede comprobar la NBA que un descanso responde a motivos médicos empíricos? La Liga pondrá en marcha un hondo aparato de investigación para garantizar que las explicaciones ofrecidas por las franquicias son reales. Un equipo no podrá tasar a un jugador como lesionado sin aportar multitud de pruebas concluyentes para que la competición valide esa ausencia si es que hablamos de un partido emitido en televisión a escala nacional.

Los informes exigidos por la Liga, en caso de lesión, podrán incluir hasta valoraciones de los propios técnicos y médicos de los equipos, comprometiendo a todos los niveles a la franquicia en la decisión de dejar fuera a un jugador.

De esa manera, se estrecha el cerco sobre la nueva estrella del rock en la NBA, el load management. No estará prohibido dar descansos, pero sí habrá que hacerlo con ciertas restricciones y asteriscos llegados desde lo más alto de la competición. La Liga sigue, como resulta lógico, queriendo cuidar su producto al máximo y por eso ha entrado de lleno a limitar las ausencias injustificadas de las estrellas de la competición.

(Fotografía de portada: Takashi Aoyama/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

‘Vice Wave’, la sensacional nueva camiseta de los Miami Heat

Kevin Love insiste: no quiere salir de Cleveland ni pedirá el traspaso

Siguiente