LeBron James, un finalista para la historia

El “gigante” que los Warriors formaron tras añadir a Kevin Durant dejó a Cleveland sin su segundo campeonato consecutivo. Ni siquiera otra actuación memorable de evitó que los Cavs cedieran su corona de vuelta a Golden State. Los debates sobre el legado de James, tras perder la quinta de sus ocho Finales disputadas, volverán de nuevo, pero a la vez el alero dejó unos números individuales lejos del alcance de cualquier otro jugador.

Triple-doble único

Justo en el año en el que un jugador, Russell Westbrook, promediaba un triple-doble en temporada regular por segunda vez en la historia, LeBron James era capaz de hacerlo en unas Finales. Ninguno de los mayores especialistas en la materia, ya sea Oscar Robertson, Magic Johnson o Jason Kidd (todos campeones en alguna ocasión de su carrera) lograron este hito. En sus cinco partidos, el alero promedió 33,6 puntos, 12,0 rebotes y 10,0 asistencias, además de un 56,4% en tiros de campo, 1,4 robos y 1,0 tapones. Datos y números dignos de leyenda.

Fue el cierre de unos playoffs en los que LeBron James se colocó como el máximo anotador de la historia de la post-temporada, superando a Michael Jordan. Un liderazgo que, asumiendo una carrera aún con bastante recorrido, debería ampliar claramente en el futuro cercano. Pese a sus 32 años y haber cerrado su 14ª campaña como profesional, habiendo sobrepasado la difícil barrera de los 50.000 minutos totales disputados, James jugó su mejor baloncesto.

Ante un monstruo invencible

Pero, otra vez, se topó con un equipo más completo. Los partidos de Oakland, particularmente los dos primeros, mostraron el inagotable arsenal de los Warriors, un equipo que ya fue ganador de pleno derecho del campeonato en 2015, y que añadió a su talentoso núcleo a Kevin Durant. Traer al alero, hambriento de anillo tras haber perdido su primera oportunidad en 2012, entonces con Oklahoma City, fue el factor diferencial para el cierre de una memorable trilogía. Tras tres Finales consecutivas, los Warriors lograron 2 campeonatos, por solo 1 de los .

Para LeBron James, la batalla será cada vez más dura. Con el bloque de Golden State en plena madurez de carrera, y con una situación contractual presumiblemente estable con las esperadas renovaciones de Kevin Durant y Stephen Curry, la edad puede acabar pesando para el alero. El ambicioso proyecto de los Cavaliers, rozando los $130 millones de salario (mayor gasto de la liga esta temporada), sirve para dominar con suficiencia el Este. Pero los Warriors actuales fueron un monstruo demasiado poderoso.

Descanso con dudas

Puede llegar un verano de cambios para Cleveland. O puede imponerse la realidad de que los Cavs, hoy por hoy, tienen poco margen de maniobra realista sin espacio salarial alguno o activos importantes en forma de rondas del Draft o jugadores jóvenes para mejorar lo que ya existe. Para LeBron James, fue una derrota amarga para un jugador ya demasiado acostumbrado a perder Finales. Pero su esfuerzo no fue en vano. Pocos perdedores pueden salir del mayor escenario del baloncesto promediando un triple-doble y una actuación para el recuerdo.

Nota: Alberto de Roa y Elio Martínez colaboraron en la elaboración de esta noticia.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Kevin Durant lanza a los Warriors a la gloria

El factor Andre Iguodala

Siguiente