Lonzo Ball será baja ante los Clippers


A pesar del gran nivel mostrado en la vuelta a la NBA tras el parón por el confinamiento, las constantes bajas y ausencias esporádicas nos están pifiando de un entretenimiento mayor y más completo. Bien sea por lesión o por enfermedad, un gran número de partidos están siendo condicionados, lo que va a tener mucho impacto en la clasificación final. De hecho, las bajas de larga duración han cambiado ya el devenir de la competición. En primer lugar fue la de Klay Thompson, que bajó un escalón a un equipo tan competitivo como los Golden State Warriors. Más tarde llegó la de Spencer Dinwiddie, cuando todos ponían a los Nets la etiqueta de favoritos, y por otro lado la salud también nos privó el resurgir de un gran Markelle Fultz.

Otro equipo que se ha visto muy condicionado han sido los Memphis Grizzlies, con la baja de un superlativo Ja Morant. Una suerte que no ha tenido otro sophomore como Zion Williamson, etiquetado como jugador propenso a lesiones. No obstante, los New Orleans Pelicans si que están sufriendo bajas, especialmente en su juego exterior. Con las dudas de hombres clave en la rotación como Eric Bledsoe y J.J. Reddick, Lonzo Ball será una baja segura frente a Los Angeles Clippers.

Según el periodista Will Guillory de The Athletic, el ex de los Lakers se perderá el próximo partido de su equipo por dolencias en la rodilla. Los más cercanos a la franquicia aseguran con toda seguridad que esto se debe a una tendinopatía bilateral en dicha zona. Una molestia muy habitual entre aquellos jugadores que realizan un gran número de saltos y amortiguaciones por partido. De hecho, los expertos califican la dolencia con el nombre de ‘rodilla de saltador’, debido al origen de la misma. Por fortuna, no se trata de nada grave, es considerada como una lesión que aparece por el sobresfuerzo y no suele perjudicar a largo plazo.

En cuanto a la carrera del joven playmaker, este es otro obstáculo a superar. Las lesiones le han lastrado en demasía en su corta trayectoria, en sus tres años en la NBA tan solo ha jugado 52, 47 y 63 partidos en cada una de sus temporadas. Este será el primer choque que se pierda en el curso 2020/2021, que había empezado con un gran nivel defensivo pero con un muy mejorable papel en el ataque. Pese a contribuir a la explosión de Zion Williamson e Ingram, la llegada de Eric Bledsoe y Steven Adams le ha quitado más espacio todavía y se está viendo muy forzado al ocupar zonas que no son tan comunes en su juego natural. Además, de que también ha perdido peso en la pizarra de Stan Van Gundy. 

(Fotografía de portada de Mike Ehrmann/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.