Los 76ers mantienen el invicto tras imponerse en Atlanta


Los dos únicos equipos que no conocían la derrota de toda la Conferencia Este se midieron anoche en el State Farm Arena. Hawks y 76ers se batieron en un duelo por el liderato que cayó de mano de los segundos, que hicieron valer su mayor experiencia para cerrar en triunfo por 103-105 y comandar la conferencia en solitario. La temporada está solo empezando, pero por ahora puede asegurarse que el el proyecto de Philadelphia avanza a buen ritmo.

Lo que quiera Trae

Los primeros compases, sin embargo, estuvieron dominados por Atlanta, cuya muestra de juventud y descaro se impuso desde el inicio. Trae Young lideró a los locales en la anotación y en la dirección dando continuidad al nivel exhibido durante los encuentros anteriores, lo que, sumado al acierto de sus compañeros desde el triple, fue abriendo las primeras ventajas (24-11). El base terminó el primer cuarto con 13 puntos y 3 asistencias en su haber, pero frente a él tenía un equipo dispuesto a frenarle como sea.

Brown comenzó a probar estrategias como el dos contra uno o la presión a toda la pista, pero lo que mejor acabó funcionando fue la continua marca de Josh Richardson. El escolta, cuya incorporación fue decisiva de cara a ocupar el puesto de Redick como tirador en el quinteto inicial, demostró también sus cualidades defensivas pegándose al base y reduciendo notablemente su incidencia en el juego. De hecho, el shopomore fue poco a poco reduciendo su eficacia, y tras un primer cuarto sensacional se quedó en “solo” 25 puntos y unos pobres porcentajes de tiro (7/20), lo que ayudó a que los suyos 76ers fueran encontrando su sitio en el partido. No obstante, aunque estos comenzaron a crecer desde la defensa, si ganaron fue gracias al dominio ofensivo de su hombre de siempre.

Embiid en versión aplastante

Joel Embiid venía de perderse el duelo ante los Pistons por problemas en el tobillo, y de hecho fue duda hasta poco antes de antes de arrancar por unas supuestas molestias de las que nada se vio. El pívot, si bien se enfrentó a ayudas constantes y a una jungla de brazos cada vez que buscaba castigar en la pintura que le provocó siete pérdidas, jugó un partido descomunal en todos los sentidos y fue una auténtica pesadilla para los de Georgia. El camerunés terminó con un doble-doble de 36 puntos y 13 rebotes, a los que añadió 5 asistencias, 3 robos y, sobre todo, los dos tiros libres que valieron el triunfo.

Un palmeo de John Collins, autor de 16 puntos y 8 rebotes, tras un tiro libre fallado por Trae Young había colocado el empate a 105 en el marcador con siete segundos por jugarse, lo que otorgaba a Philadelphia una última posesión con la que buscar el triunfo. Esta no tuvo mucha historia, pues bastó con que Horford recibiera en cabecera y que Embiid ganase la posición en la zona para que el center recibiese la falta que le permitió poner a los suyos dos puntos arriba desde el 4,60. Los Hawks, ya sin tiempos muertos, buscaron ganar con un triple a la desesperada de Vince Carter, pero el milagro que todo el pabellón deseaba no se produjo. No obstante, aun con la derrota, el State Farma vio a los suyos jugar de tú a tú frente a un aspirante a todo pese a su notable inexperiencia, lo que permite que el optimismo acerca de los pupilos de Pierce no deje de crecer.

(Fotografía de portada: Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.