Los Bulls inciden en la defensa sin Zach LaVine


La derrota sufrida la semana pasada ante Orlando Magic fue demasiado dolorosa como para no poner cartas sobre el asunto. Tras el partido, el técnico Billy Donovan dio un toque de atención a sus jugadores al compartir con la prensa que sin una mayor intensidad y energía las derrotas seguirían acumulándose en el casillero de los Bulls.

24 horas más tarde se confirmaba el ingreso de Zach LaVine en los protocolos de salud y seguridad de la NBA, lo que suponía un mazazo aún mayor. Ese mismo sábado, una nueva derrota ante Memphis Grizzlies ponía de manifiesto el varapalo de jugar sin su máximo referente ofensivo.

Así, Billy Donovan y su cuerpo técnico optaron por hallar la fórmula secreta en el otro lado de la cancha: la defensa. Los dos siguientes compromisos se saldaron con triunfo, dejando a sus rivales, Cavaliers y Celtics, en apenas 96 puntos. En el global de la temporada, los Bulls reciben una media de 113,2 puntos por encuentro.

“La defensa puede ganar partidos”, afirmó convencido el escolta de Chicago Garrett Temple. “Ese antiguo dicho todavía se cumple. Obviamente, hemos perdido a una pieza importante como Zach y sus 28 puntos por partido. Pero si somos capaces de defender como lo hemos hecho en estos partidos, tenemos suficientes recursos como para anotar en el otro extremo.”

El propio Temple fue uno de los principales pilares defensivos del triunfo ante Boston. El jugador limitó la producción de Jayson Tatum, quien finalizó el encuentro con 14 puntos y una carta de tiro de tres aciertos en 17 intentos. En su anterior duelo había anotado 44 puntos ante Golden State y promediaba 34,2 tantos en los últimos cinco.

El trabajo colectivo en defensa fue especialmente enérgico en los últimos tres minutos y medio. En ellos, y con empate a 90 en el marcador, los Celtics solo anotaron una canasta en siete intentos y sufrieron dos pérdidas de balón. Una actitud importante para unos Bulls que habían perdido fuelle a pesar de la incorporación de Nikola Vucevic y que se hallan inmersos en plena lucha por el play-in.

“Estamos en una lucha a vida o muerte”, añadió Temple. “Queremos mantener este esfuerzo y llegar a los playoffs. Tenemos que ganar partidos para ello. Los muchachos están entendiendo lo importante que son estos partidos. Cada detalle, cada encuentro, importa. Los chicos están jugando muy duro.”

La diferencia en apenas una semana es notable y todo se reduce a una mayor energía e implicación de todos los componentes del roster. Se ha incidido en los balances defensivos para evitar encajar puntos en transición, en una mayor protección del aro y más energía para cerrar el rebote. Una labor de la que el técnico Billy Donovan se ha mostrado especialmente satisfecho, apelando a un necesario proceso de adaptación tras la llegada de Vucevic.

“Defendimos de la forma en la que tenemos que defender”, declaró el coach. “El traspaso afectó un poco a nuestro equipo. Los jugadores vieron modificada la rotación habitual, cómo jugaban y cómo los usaba. Perdimos un poco de competitividad. Tenían que adaptarse a su nuevo rol. Pero nunca dejamos de competir y jugar duro.”

Estos últimos triunfos han permitido a los Bulls recuperar la décima posición de la Conferencia Este, última que da acceso al play-in. No obstante, presentan el mismo récord (24-33) que Washington Wizards (11º) y solo medio partido de ventaja sobre Toronto Raptors (12º).

(Fotografía de portada de Maddie Meyer/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.