Los Clippers pierden más que un partido en Portland

En circunstancias normales, estar 2-2 contra Portland no sería una tragedia. Los Blazers son un equipo especialmente correoso en casa y (30 puntos, con 6 triples, y 10 rebotes) no va a tener el partido de su vida todos los días. Los podrían recordar las dudas sobre su capacidad para cerrar eliminatorias pero, pese a todo, con el factor cancha aún a su favor, seguirían siendo favoritos.


RELACIONADO: Chris Paul se rompe un dedo en Portland.


Pero lo de anoche no fue normal. podría decir adiós a lo que queda de Playoffs por culpa de una fractura en el hueso metacarpiano de su dedo corazón de derecho. Un golpe fortuito con Gerald Henderson en el tercer cuarto le dejó sin completar lo que estaba siendo una buena actuación (16 puntos y 4 asistencias en 24 minutos) en un igualado partido ante Portland. Por precedentes, la posibilidad de que no esté recuperado hasta el final de los Playoffs es real.

Mal día para las estrellas

Portland, pese al discreto partido de (12 puntos con un 4/15 en tiros de campo), no tuvo piedad de unos Clippers donde, para colmo, también (isquiotibiales) y J.J. Redick (talón) tuvieron problemas físicos. Un ex-Clipper como Al-Farouq Aminu alcanzó los 30 puntos por primera vez en su carrera NBA y Mason Plumlee volvió a convertirse en un catalizador del juego ofensivo y defensivo de su equipo con 2 puntos, 14 rebotes, 10 asistencias y 3 tapones.

La reacción de rabia de Chris Paul al dirigirse al vestuario lo dice todo sin necesidad de muchas palabras. La lesión de Stephen Curry, baja esperada para al menos los primeros partidos de segunda ronda, había dado esperanzas extras a los Clippers en caso de que ambos equipos se vieran las caras en esa fase. Quedarse sin Chris Paul, claramente el mejor jugador del equipo angelino en estos Playoffs (26,3 puntos y 8,3 asistencias de media hasta el partido de anoche) es un duro golpe agravado además por los problemas físicos de Blake Griffin, aún lejos de su mejor forma. Según afirmó Doc Rivers tras el partido, las posibilidades de perderse el quinto partido de la serie en Los Angeles son del 50%.

La esperanza vive en Portland

Los beneficiados indirectos de estas lesiones pueden ser los Blazers. De ser considerado como serio candidato a peor equipo del Oeste tras haber perdido a cuatro titulares a soñar con fundamento a plantar cara a unos Warriors sin su máxima estrella por un puesto en la final de Conferencia. Más allá de Damian Lillard, jugadores como C.J. McCollum, Al-Farouq Aminu, Moe Harkless y muy especialmente Mason Plumlee han mostrado un gran crecimiento en estos Playoffs. Esa mezcla de desarrollo, lucha y desgracia ajena han ampliado hasta cotas impensables hace unos meses el techo de los Blazers.