Los Clippers presumen de su buena química


Desde la llegada de Kawhi Leonard y Paul George a los Clippers, el equipo siempre estuvo bajo los focos con la etiqueta de favorito. En un año tan extraordinario e imprevisible como el anterior, el factor psicológico pesó más que otras temporadas. No cabe duda de que los dos finalistas del curso 2019/2020 eran probablemente dos grupos de jugadores muy unidos, un condicionante que al equipo de Doc Rivers le pudo pasar factura. En la burbuja, los más cercanos al equipo informaron de las diferencias internas que había entre piezas como Patrick Beverley y Montrezl Harrell y las dos estrellas. Una relación que ha cambiado este año.

El trato que había hacia Kawhi, la condición de PG dentro de la franquicia y la actitud de aquellos jugadores que llevaban más tiempo en los Clippers creó un clima poco productivo en Los Angeles. No obstante, las nuevas incorporaciones y las diferentes salidas han hecho que los de Ty Lue sean un equipo con mejor química que la temporada anterior. Un aspecto que hasta tres jugadores destacaron después de su victoria ante los Pacers, con la que ponían 10-4 de balance. El primero de ellos fue Paul George, un jugador que ha encontrado su encaje en el equipo esta temporada.

“Es un año nuevo. Seguimos adelante. Lo único que podemos hacer es prepararnos para lo que nos espera y hemos hecho un trabajo increíble. Pero la química es asombrosa. Este equipo es… Es un vínculo real. Es divertido, con este equipo estamos juntos, es uno de los mejores vestuarios en los que he estado. Espero que lo vean, lo bien que nos estamos combinando. Vamos a seguir construyendo a partir de eso, nos gusta dónde estamos, hacia dónde nos dirigimos, y queremos que esto se desarrolle hasta el final”, dijo el ex de los Pacers dejando en otras respuestas algún dardo para aquellos que ya no están esta temporada en el equipo.

El recién llegado Nico Batum fue más específico, en el mismo escenario habló también de las claves de esta gran relación que hay entre los jugadores. Su rápida adaptación a un equipo con tanta jerarquía dan más credibilidad todavía a las siguientes declaraciones: “Creo que este fue el mejor training camp por el que he pasado. Nunca dejamos de hablarnos. Tratamos de corregirnos. Si alguien hizo algo mal, se lo diremos. Y no es nada personal”. El francés, después de unas temporadas en el ojo del huracán por su contrato y su rendimiento se vuelve a sentir importante en la mejor Liga de baloncesto del mundo.

Por último, otro peso pesado del vestuario manifestó lo mismo la anterior noche. Un jugador del calibre de Marcus Morris ha mostrado su satisfacción con la nueva deriva del equipo y los cambios que ofrecen los Clippers respecto a la temporada anterior: “Siento que nuestra energía es mucho mejor esta temporada. Los muchachos disfrutan jugando. Creo que todo el mundo está abierto, hombre. Todos dicen lo que quieren, dicen cosas que ayudan al equipo, y todos estamos como uno. Nos sentimos decepcionados el año pasado, y lo primero que hicimos antes de juntarnos fue dejar ir esa mierda. Es una nueva temporada, es un nuevo equipo, y solo estamos tratando de salir todos los días y mejorar. Yo diría que el ajuste de Lue es perfecto. Está abierto. Puedes decir lo que quieras, todos se respetan mucho, escucha a los jugadores y seguimos adelante. Y el diálogo entre jugadores y entrenadores tiene que ser fuerte si estás tratando de ganar un campeonato y él lo entiende porque él ha ganado uno”.

(Fotografía de portada de Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.